Alerta por altos niveles de pérdidas en la cosecha de la campaña récord. Recomendaciones de cosecha eficiente

A partir de los datos arrojados por las evaluaciones de pérdidas en la cosecha de la campaña actual, un equipo de especialistas del INTA y de otras instituciones y empresas del sector elaboraron un informe con recomendaciones para realizar una cosecha eficiente. En el artículo, los técnicos repasan consejos de regulación y ajustes de la cosechadora para terminar la campaña por debajo de la tolerancia de pérdidas.

Frente a una gran campaña de cosecha en la región productiva argentina, con rindes que muestran valores muy por encima del promedio, es importante no desatender algunos aspectos del trabajo y la regulación de la máquina para que ese rendimiento por encima del promedio no se pierda en el terreno. Las evaluaciones realizadas por técnicos del INTA en la presente campaña arrojan algunos datos de alerta con pérdidas de granos promedio en cabezal de 109 kg/ha, cuando ya se ha superado el 50 % de la cosecha en Argentina. Se puede ver en estas mediciones que el 85% de las pérdidas se registran en el cabezal de la cosechadora, y entre las principales causas se destacan la falta de mantenimiento en los órganos de la barra de corte y la mala regulación del molinete, fundamentalmente por estar trabajando sobre cultivos de muy buen porte.

También es importante tener en cuenta que, ante la probabilidad de que permanezcan las lluvias en algunas zonas que quedan cultivos por cosechar, debemos estar preparados para terminar el trabajo sin valores de pérdidas extremos.

De acuerdo con los especialistas, “ante estos indicadores de clima adverso para la cosecha, deberíamos poner en la balanza la opción de cosechar con unos puntos más de humedad. Si bien ocasiona un gasto el secado, reduciríamos las pérdidas por cabezal y bajaría el riesgo ante precipitaciones elevadas”.

Minimizar las pérdidas en la cosecha

De todas las operaciones que realiza la cosechadora -corte, alimentación, trilla, separación, limpieza, almacenaje, descarga y desparramado de los residuos de cosecha-, el corte es la más importante. La barra de corte es el elemento principal del cabezal, ya que la planta de soja presenta una alta susceptibilidad al desgrane durante el momento de corte. La baja altura de corte de los tallos fibrosos produce movimientos laterales y hacia adelante que ocasionan rozamiento entre plantas y pérdidas por desgrane y desprendimiento de vainas.

La velocidad óptima de cosecha es otro factor clave para lograr disminuir los niveles de pérdidas por desgrane y vainas no captadas. El límite de velocidad está condicionado por el estado del cultivo, el sistema de corte y su estado. En un ensayo realizado por la Facultad de Ciencias Agrarias de Balcarce y el INTA se demostró que la velocidad óptima de cosecha para lograr un corte (cuchillas 4”x2”) con bajas pérdidas es 7 km/h, cuando esa velocidad es superada las pérdidas aumentan notablemente como se puede observar en la imagen.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *