El maíz se expande y consolida en áreas con fuertes limitantes productivas

Un estudio académico en el suroeste bonaerense, región con suelos poco profundos y lluvias escasas e impredecibles, registró que el área sembrada con el cultivo estival se quintuplicó durante los últimos años y analizó cómo los productores lograron superar las restricciones.

Por: Sebastián M. Tamashiro

El suroeste de la provincia de Buenos Aires es una región con diversas limitantes para la producción agrícola. En particular, las precipitaciones son escasas y variables entre años, y posee una gran proporción de suelos poco profundos con baja capacidad de almacenar agua. De todas formas, en los últimos años, la superficie cultivada con maíz aumentó considerablemente en la zona. Para que esto suceda, los productores debieron adaptar los manejos agrícolas tradicionales. Un estudio de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) reveló que el área sembrada con maíz creció en un 400% entre los años 2008 y 2015, y determinó cómo se ajustaron fechas y densidades de siembra para lograr rindes estables en condiciones desfavorables.

“En la última década, la superficie sembrada con maíz aumentó en toda la Argentina. Este cultivo entró en la rotación de muchos campos por sus características benéficas para los suelos, entre otros aspectos. Además, la forma de producirlo se modificó y permitió que se practique en áreas con diversas limitantes, como el suroeste de Buenos Aires” contó Diego Rotili, docente de la cátedra de Cerealicultura de la FAUBA y estudiante de doctorado en la Escuela para Graduados ‘Ing. Agr. Alberto Soriano’, de esa Facultad.

“Inicialmente, en esta zona, los productores comenzaron a sembrar maíz con más frecuencia, pero con resultados muy malos. No les servían los manejos que funcionaban en las zonas núcleo. Tras más de una década de ajustes en las prácticas agronómicas, la producción del cultivo se estabilizó y su superficie se multiplicó. Con otros colegas de la FAUBA encontramos que el área cultivada pasó de 50.000 hectáreas (ha) a 250.000 entre los años 2008 y 2015. También estudiamos la forma en que los productores superaron las limitantes edáficas y climáticas de la zona, y los rindes que obtuvieron”, explicó Diego a partir del artículo que publicó en la revista científica Agricultural Water Management junto a Agustín Giorno, miembro de AACREA, y a Pedro Tognetti y Gustavo Maddoni, docentes de la FAUBA.

Menos plantas, más tarde

Rotili resaltó que los dos principales cambios de manejo responsables de la expansión fueron sembrar a menor densidad y retrasar un mes la fecha de siembra. “La cantidad promedio de plantas por superficie se redujo a la mitad, de 7 a 3,5 plantas por metro cuadrado, y la fecha de siembra se retrasó de principios de octubre a finales de noviembre”.

En este sentido, el investigador señaló que si bien con estas prácticas de manejo los productores bajaron las expectativas de altos rendimientos del cultivo, procuraron lograr los rindes más elevados posibles en los años de menores recursos. “Los productores eligieron subir los pisos y bajar los techos de rendimiento”.

“En base a diversas experiencias, ensayos y registros de productores de la zona, observamos que el maíz sembrado en octubre rendía, en promedio, 5.800 kg/ha, y el tardío, 7.500 kg/ha. Aunque son valores bajos en comparación con la zona núcleo —que pueden superar los 10.000 kg/ha—, son muy buenos para los productores de la zona, que usan el maíz como alimento para el ganado. Así reducen mucho sus costos”, indicó Rotili.

Además, destacó que el éxito de los cambios que realizaron los productores tiene bases fisiológicas. “No fue casualidad, ni moda. Hoy en día, la densidad encontró un punto razonable y la superficie cultivada continúa en expansión. Vamos a continuar trabajando junto a los productores de la zona para afinar aún más los manejos”.

Nuevos rumbos

Rotili sostuvo que es necesario encontrar prácticas agronómicas específicas para la región. “En áreas con menos limitantes para la producción se usan mayores densidades de siembra para elevar los rindes. Es una estrategia ofensiva adecuada para ciertas condiciones productivas. Pero el rendimiento del maíz puede caer mucho más allá de cierto número de plantas por superficie. Los productores del suroeste de Buenos Aires redujeron la densidad hasta estabilizar la producción. Así ahorraron en semillas, que es uno de los principales costos. Esta es una opción defensiva”.

Otro de los resultados interesantes del estudio de Rotili que se financió con fondos de la ANPCyT y de UBACyT, se relacionó con el fenómeno climático El Niño-Oscilación del Sur. Diego afirmó que, según trabajos científicos, el maíz de la zona núcleo pampeana rinde más en los ‘años Niño’, con mayores precipitaciones estivales. “Como este evento climático es una señal que permite prever buenos rendimientos, los productores de esas zonas suelen elegir estrategias ofensivas. Sin embargo, en nuestro estudio vimos que el fenómeno no tiene influencia sobre la productividad del cultivo en el suroeste bonaerense. De esta forma, no se toma como referencia para tomar decisiones de manejo. Siempre se recomendará sembrar tarde y con una densidad relativamente baja”.

El contacto con el campo y los próximos desafíos

Gran parte de la información de base para el estudio de Rotili provino de registros de productores de la zona, quienes brindaron datos clave acerca de las medidas de manejo que usaban. También aportaron datos de ensayos a campo que realizaron durante nueve años en diferentes ambientes y con distintas tecnologías.

Para finalizar, el investigador se refirió a futuras líneas de investigación. “Junto a los productores estamos evaluando usar cultivos de cobertura, ya que al bajar la densidad de siembra se pierde mucha agua del agroecosistema por evaporación y también hay que controlar bien las malezas. Además, queremos analizar cuáles son las consecuencias de usar maíces tardíos a largo plazo. Liberar el lote más tarde podría traer complicaciones con malezas y dejar menos tiempo para que otros cultivos invernales se desarrollen. Por último, estamos estudiando en otros ambientes con limitantes cómo se comportan diversos genotipos de maíz al sembrarlos en diferentes densidades”.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *