Aprovechar la baja en los valores de las propiedades o quedarse con los dólares

El mercado inmobiliario viene en caída libre hace más de un año y medio, según datos de los Colegios de Escribanos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de la provincia de Buenos Aires.  La crisis económica desatada por el coronavirus agrava aún más la situación. El director de Reporte Inmobiliario, José Rozados explicó por qué los precios de los inmuebles deberán tender a la baja y analizó la situación de los posibles compradores.

“Cuando el mercado empiece a funcionar y la gente necesite vender, va a aceptar reducir el precio de la propiedad, sin embargo por el lado de la demanda el comprador se debate entre invertir sus ahorros en ladrillos y perder liquidez o quedarse con los dólares en un momento de mucha incertidumbre”, opinó.

El caso del mercado inmobiliario tiene sus particularidades, relacionadas a la especulación, sumadas a las distintas devaluaciones del dólar que en los últimos 6 meses triplico su valor pasando de valer 44 pesos (11 de agosto de 2019) a 120 en la actualidad, y a la consecuente pérdida de poder adquisitivo del salario durante los últimos años que limitan el acceso a la compra de la vivienda.

“Los compradores se ven obligados a esperar y solo se hacen operaciones marginales”, explicó Rozado y aseguró que “los valores de los inmuebles van a tener que ajustarse”, pero adelantó que el fenómeno dependerá de la velocidad y profundidad de la crisis.

El director de Reporte Inmobiliario, en una entrevista con el programa de radio Más de lo Esperado, cuestionó además a  los sectores que especulan y hacen tasaciones “sin fundamentos” por encima del valor de las propiedades. “Lamentablemente esto distorsiona al mercado porque esa venta no se va a producir. Buscan mantener un stock de propiedades a la venta, imaginando que la situación en algún momento va cambiar”, analizó y opinó que es “una apuesta sin sustento, que complica mucho al sector”.

En ese sentido, Rozados sostuvo que la baja de precios está atada a “la cantidad de gente que necesita vender” y a cómo las inmobiliarias depuren sus carteras “priorizando a los potenciales vendedores”.

Además, siendo que las operaciones hoy son marginales, subrayó que esto puede cambiar cuando se reactive el mercado pero advirtió que “el potencial comprador tiene la contradicción entre invertir en inmuebles o mantener el dinero líquido en tiempos de crisis”.

COMPARTIMOS LA ENTREVISTA COMPLETA

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *