¿Cómo controlar insectos en granos almacenados?

Especialistas recomiendan minimizar el desarrollo de plagas mediante prácticas de limpieza y aireación de granos, acondicionamiento de instalaciones y aplicaciones químicas, como complemento.

En la Argentina, las regulaciones internas impiden comercializar granos con insectos vivos y esto exige la aplicación de tratamientos para eliminarlos, y la industria agrícola mundial está basada en el control de plagas a través de métodos químicos.

Uno de los principales requerimientos a nivel global es que dichas prácticas sean realizadas de forma adecuada para garantizar la calidad de los granos, la seguridad laboral y del ambiente.

Con el objetivo de lograr un control eficiente de las plagas y de mantener la inocuidad de la producción, técnicos del INTA recomiendan adoptar un programa de control integrado de plagas, que incluya prácticas de limpieza y aireación de granos, acondicionamiento de instalaciones y aplicaciones químicas, como complemento.

“En nuestro país, tenemos regulaciones que nos indican cómo debe hacerse el control de insectos y la cantidad de residuos de insecticidas tolerada en los granos, en virtud de no superar ciertos límites”, indicó Ricardo Bartosik, investigador del Grupo de trabajo en Poscosecha de Granos, del INTA Balcarce.

En este sentido, consideró tener en cuenta los límites máximos de residuos de insecticidas en los granos, estipulados por la legislación nacional e internacional.

“Cuando salimos al mercado externo, los límites máximos de residuo de insecticidas aceptados por la legislación argentina pueden ser mayores a los reglamentados por los países compradores y esta diferencia suele generar tensiones en los mercados de granos como rechazos de mercadería, problemas logísticos, entre otros”, apuntó Bartosik.

De bajo costo, bajo impacto ambiental y bajo riesgo de afectar la comercialización, la aireación facilita el control de insectos con un uso razonable de insecticidas y contribuye a adecuar la producción a las exigencias de mercado.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *