Contra las malezas se combate con buenas prácticas y tecnología

Por Esteban Fuentes

Durante la semana pasada se llevó a cabo el primer Congreso Nacional de Fitosanitarios en la provincia de Salta, organizado por la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe), el Inta y el Ministerio de Agroindustria de la Nación. El evento hizo foco en las buenas prácticas agrícolas y el uso responsable de agroquímicos con más de 30 disertantes especialistas de todo el país.

Uno de los temas que se profundizó es en el uso de tecnología para poder suplir varias fallas que se producen durante la aplicación. Y hacía allí se enfocaron los expertos.

Ramiro Cid, del INTA, destacó la aplicación selectiva de herbicidas a través de las tecnologías Weed it y Weed Seeker.

”Esta tecnología es buena desde el punto de vista económico y ambiental  porque es un ahorro para el productor. Están pensados para utilizar menos herbicidas”, sostuvo Cid, Responsable del Módulo de Aplicación de Tecnología de Fitosanitarios en el INTA.

Y agregó: “La tecnología de alguna manera estuvo detenida por varios años y ahora está explotando en el último tiempo”.

En este sentido, en un informe lanzado por el INTA explicó que los sensores permiten ahorrar hasta un 90 % en herbicidas.

Un técnico de la firma de Metalfor, Juan Manuel del Cerro, ejemplificó a campo sobre los beneficios de estas tecnologías. Dos de los clientes de la firma cordobesa en el norte del país, uno de 7.500 hectáreas y otro de 9.800 hectáreas de aplicación en la campaña anterior, se ahorraron un 74% y 84% de productos en barbecho, respectivamente.

Recientemente, desde Pura Data también se hizo foco en la aplicación Deep Agro, una tecnología que está en pleno desarrollo que agrega más eficiencia a la aplicación de herbicidas.

Se basa en un sistema de reconocimiento de malezas en video para fumigación inteligente. Esta innovación logra identificar la maleza del cultivo y aplica el producto de forma inteligente en cualquier etapa, cosa que hasta el momento con las tecnologías de aplicación selectiva que hay en el mercado solo son para barbecho.

Cómo trabajan específicamente la tecnología de aplicación selectiva

Los sensores de malezas cuentan con una fuente activa de luz roja que brilla continuamente en dirección al suelo. Cuando ésta se aplica sobre un material vegetal vivo, la clorofila de la planta absorbe parte de la luz roja y otra parte la emite como luz infrarroja (NIR), que se convierte en la señal que activa la pulverización, según explicó el informe del INTA.

Una vez identificada la planta, el sensor envía una señal eléctrica a la válvula de acción instantánea que debe abrir y un sistema inteligente calcula el retraso necesario para aplicar el producto exactamente sobre la maleza. Este sistema, al ser activo, permite pulverizar de día y de noche con la misma eficacia.

Los picos de aplicación se comandan y programan, de manera independiente, desde la consola.

Actualmente, explicaron desde el organismo, estos equipos no discriminan entre malezas y cultivos, por lo que mayormente es utilizado en tratamientos durante barbecho. Pero en un futuro serán comunes los equipamientos que, mediante visión artificial, podrán diferenciarlos y determinar a qué especie corresponde la maleza y diseñar el tratamiento con la combinación de productos correctos para dicha población.

Estos equipos identifican a las malezas, a partir de los cinco centímetros de alto, y las rocían con el caldo, por lo que la aplicación resulta específica y concentrada.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *