Arveja y lenteja: dan más que para un guiso

Las legumbres son cultivos invernales no tan presentes en nuestro territorio pero con una proyección global sumamente interesante.

Las siembras de estas legumbres en el sudeste de Santa Fe, son parte esencial del esquema productivo; sin embargo, más allá de las fronteras del sur de la provincia, el área destinada a lenteja es ínfima, y la arveja aparece más en determinadas zonas de Buenos Aires. Así y todo, la realidad indica que alrededor del 70 % de los campos permanecen sin ser cultivados durante el invierno, dejando pasar la oportunidad de aprovechar, mediante el cultivo de diversas especies, aquellos recursos como agua, luz y nutrientes, que de otra manera lo capitalizan las malezas, muchas de ellas de difícil y costoso control.

Las ventajas que nos proporcionan estas legumbres en las rotaciones son innumerables, partiendo de la base que, como leguminosas, gran parte del nitrógeno que necesitan lo fijan del aire. A su vez, tienen un consumo de agua menor que los cereales de invierno y desocupan el lote temprano como para no resignar rendimiento en caso de sembrar soja. Más aún, en muchas zonas del centro sur de la región pampeana, donde el doble cultivo trigo/soja no es posible por el riesgo de heladas, con arveja como antecesor, es posible hacerlo con menor riesgo. En rotación con maíz son imbatibles, con una estabilidad de rendimientos de maíz que garantiza los márgenes más rentables.

El mercado mundial nos habla de una necesidad creciente de legumbres, con tasas de incremento interanual muy superior a la producción argentina, por lo que es claro que un mayor volumen de producción nacional no satisfaría la demanda del mercado internacional. Entonces cabe la pregunta ¿a qué se debe que no participamos más de ese mercado?

Varias son las respuestas que se pueden ofrecer, entre ellas es clave la calidad de las semillas que se siembran. En este sentido, Argentina carece de un marco legal adecuado tanto para la producción local, como para la introducción de variedades con mejores características: rendimiento, comportamiento a enfermedades, porte a cosecha, etc.

Por otro lado, la demanda interna es muy escasa, con niveles de consumo per cápita irrelevantes comparados con países de la región como Brasil, Colombia o Perú. Sin embargo, es muy interesante el potencial que representan las legumbres como integrantes de ingredientes en la industria de la alimentación, tales como la inclusión de harinas de legumbres en pastas y productos de panificación, o el uso de concentrados proteicos o almidones provenientes de legumbres en todo tipo de alimentos elaborados.

Asimismo, cabe agregar que las legumbres son libres de gluten, provienen de organismos no modificados genéticamente, y sus harinas no son extraídas con solventes, constituyendo una alternativa interesante a otras harinas proteicas, especialmente a la de soja.

En Argentina se consume, aproximadamente, 6 millones de toneladas entre harinas y expeler de soja para la producción de alimentos balanceados. El reemplazo del 20 % de esa fuente por harina de arveja requeriría un incremento de 10 veces el área actual del cultivo para satisfacer esa demanda.

Vasta es la experiencia a nivel internacional en la alimentación de aves, ganado porcino, bovino de carne y de leche, salmónidos y mascotas, con arveja como ingrediente de las raciones; acá no debería ser la excepción. En INTA se cuenta con la información de que los niveles de proteínas de algunas variedades de arveja asociados a determinados ambientes productivos, son lo suficientemente satisfactorios como para dar el salto y buscar su lugar entre las preferencias de los formuladores de alimentos balanceados.

El mundo sigue demandando cada vez mayor cantidad y calidad de alimentos. Nosotros podemos y debemos integrar sector público y privado para lograr el objetivo de ganarnos la confianza de los mercados, fortaleciendo así la cadena productiva de las legumbres en Argentina.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *