Aseguran que el Ártico se calienta dos veces más rápido que el resto de la Tierra

Aunque 2020 no ha batido el récord de 2012 el calentamiento continúa en crecimiento, indicó un documenta hecho por un grupo de científicos.

El Ártico se calienta dos veces más rápido que el resto de la Tierra, confirmó un informe sobre la degradación de esta región septentrional elaborado por un grupo de científicos y publicado este martes.

Aunque 2020 no ha batido el récord de 2012, se acerca, dice el documento, que se elabora cada año y en el que participa la Agencia Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos (NOAA).

La banquisa, es decir el hielo que flota en el agua, se derrite en verano y se vuelve a formar en invierno, pero cada año tiende a derretirse un poco más durante el verano y a reconstituirse un poco menos durante el invierno.

Los datos son muy precisos debido a que los satélites han estado fotografiando y midiendo el Ártico de forma continua desde 1979. Sus observaciones no dejan ninguna duda sobre la realidad del deshielo, según indicó la agencia de noticias AFP.

El final del verano de 2020 fue el segundo peor año registrado después de 2012: la mitad del hielo marino ya se ha perdido en comparación con su nivel histórico.

Desde 2010, una nueva generación de satélites ha podido medir el espesor del hielo, y aquí tampoco hay buenas noticias: el hielo es más delgado, más joven, menos compacto.

El informe, denominado Arctic Report Card 2020 y publicado por la NOAA, compila una gran cantidad de cifras que ilustran la complejidad del sistema climático: lo que sucede en el Ártico no se queda en el Ártico, y el clima del resto del planeta, los vientos, las corrientes marinas influyen en lo que sucede en el Polo Norte.

El Polo Sur está comparativamente más aislado.

Una estadística escondida en la página 13 ilustra muy bien esa complejidad: el norte de Alaska tuvo en 2020 su febrero más frío en tres décadas, y también fue más frío de lo habitual en marzo en Svalbard, Noruega.

Pero Siberia rompió récords de temperatura (entre 3 y 5 °C por encima de lo habitual) y experimentó incendios extremos en la primavera.

En total, la temperatura del aire en la superficie del Ártico durante el período 2019-2020 fue 1,9 °C más alta que la media de 1981-2010 y el segundo año más caliente registrado desde 1900.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *