Asma: tres respuestas clave sobre la enfermedad y sus síntomas

Es uno de una de las afecciones crónicas no transmisibles más comunes y afecta a más de 260 millones de personas en el mundo. En el mundo, aproximadamente 260 millones de personas sufren de asma, una enfermedad crónica inflamatoria de los bronquios que puede llevar a graves consecuencias si no se sigue el tratamiento adecuado.

El asma es una de las enfermedades crónicas no transmisibles más comunes y es responsable de más de 450.000 muertes cada año en todo el mundo, siendo la mayoría de ellas prevenibles, señalaron desde la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC).

En América Latina, el asma no solo representa una gran preocupación de salud pública sino también una carga económica significativa, acaparando cerca del 70% de los gastos en atención no programada y hospitalizaciones.

Particularmente en Argentina, se destaca como el trastorno inflamatorio crónico que más recursos económicos consume dentro de la población pediátrica, de acuerdo con lo reportado por AAAeIC.

En tanto, la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) señala que, pesar de los avances terapéuticos, en el país 4 millones de personas viven con la enfermedad y se registran más de 15.000 casos de hospitalizaciones por crisis asmáticas anuales, lo que muestra la urgencia de una mayor educación, visibilización y control de la enfermedad

Debido a que compromete a la población más activa de la sociedad, se estima que genera ausentismo escolar en aproximadamente el 60% de niños asmáticos y una pérdida de productividad laboral promedio del 35%.

Si bien esto ha mejorado en las últimas dos décadas, aún hay mucho por hacer. Los expertos de AAMR estiman que 1 de cada 3 pacientes todavía no logra controlar adecuadamente su asma, es decir, sigue con síntomas o experimenta crisis.

El doctor Manuel Ibarrola, co-coordinador de la Sección Enfermedades Obstructivas de AAMR enfatiza: “Tener el asma bajo control significa no presentar síntomas, no tener limitación para las actividades diarias y tener una función respiratoria normal”.

1- ¿Qué es el asma y cuáles son sus síntomas?

El asma se caracteriza por síntomas como falta de aire, dolor u opresión en el pecho, tos persistente y silbidos al respirar.

La variabilidad de estos síntomas, junto con períodos de tiempo asintomáticos, a menudo lleva a los pacientes a abandonar el tratamiento, algo muy contraproducente para el manejo de la enfermedad.

Los medicamentos por vía inhalatoria son eficaces para aliviar los síntomas en la gran mayoría de los pacientes y ayudan a las personas asmáticas a llevar una vida normal y activa. Además, los síntomas se pueden aliviar evitando los factores que los desencadenan.

La educación y el control de condiciones coexistentes, como la rinitis crónica, sinusitis crónica, reflujo gastroesofágico, obesidad, el uso de medicamentos concomitantes y el tabaquismo, son fundamentales para mejorar el control del asma.

2 – ¿Cuáles son las causas del asma?

Si bien aún se desconoce el origen preciso de la enfermedad, sí está claro cómo se desarrollan los mecanismos de esta inflamación. Gracias a múltiples estudios de grandes poblaciones, hoy se sabe que -además de la predisposición genética- muchos factores en la vida cotidiana y, sobre todo, en la infancia generan una mayor propensión y contribuyen a la falta de control.

Especialmente en los primeros tres años de vida, la exposición hogareña a alérgenos, humos (de cigarrillo y/o de leña), la contaminación ambiental y las infecciones virales pueden colaborar en el posterior desarrollo de asma. Muchos de ellos son evitables y, en general, afectan en mayor medida a poblaciones con bajos recursos socioeconómicos.

“El asma, en más del 80% de los casos, se asocia a factores alérgicos e infecciones virales”, señalan expertos de la AAAeIC, resaltando así la complejidad de sus causas, que incluyen desde el ejercicio físico y el aire frío hasta condiciones concomitantes como la rinitis alérgica, la dermatitis atópica, la obesidad y el reflujo gastroesofágico. Resulta crucial, entonces, un enfoque integral que aborde tanto los desencadenantes ambientales como los factores de riesgo personales.

3 – ¿Se puede controlar el asma y cómo es el tratamiento?

El tratamiento adecuado y continuo es esencial para que los pacientes puedan disfrutar de una buena calidad de vida, ya que más del 90% de los casos pueden controlarse eficazmente con el uso de corticosteroides inhalados y, en algunos casos, broncodilatadores.

No todas las personas con asma reciben el mismo tratamiento, éste varía en función de la gravedad de la enfermedad.

“Las herramientas para el manejo de las enfermedades crónicas son muchas y muy variadas”, afirmó el doctor Ibarrola. La importancia de la consulta médica y el conocimiento por parte del paciente sobre su enfermedad son cruciales.

Al tener síntomas tan variables con periodos de tiempo asintomáticos, muchos pacientes suelen abandonar los tratamientos, algo que no debe hacerse. Por ese motivo, es importante que cada paciente conozca las características de su enfermedad y pueda reconocer los síntomas de empeoramiento (exacerbación), para actuar precozmente en su manejo.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *