Avances en tratamiento de cáncer de mama metastásico ampliaron la sobrevida a más de 10 años

Los avances registrados en el tratamiento de cáncer de mama metastásico ampliaron la posibilidad de sobrevida, incluso a más de 10 años.

Así lo afirmó el oncólogo costarricense Luis Corrales, quien destacó en la actualidad “se están desarrollando múltiples tratamientos dependiendo de cada variable de la enfermedad” lo que los transforman en “personalizados”.

El oncólogo, que desempeña labores en el Centro de Investigación y Manejo del Cáncer (CIMCA) y el Servicio de Oncología del Hospital San Juan de Dios de San José de Costa Rica, comentó que en la última década se avanzó “en la parte hormonal y en el tratamiento de HER2 (factor de crecimiento epidérmico humano), que ha contrarrestado los métodos antiguos donde de entrada se le hacía la cirugía y luego quimioterapia”.

El oncólogo se expresó de esta forma en el marco del seminario “Cáncer de mama metastásico”, que se desarrolló en la ciudad colombiana de Bogotá organizado por la empresa farmaceútica Pfizer, con motivo de la conmemoración del Día Mundial de la lucha contra el cáncer de mama que se llevará a cabo el próximo 19 de octubre.

De acuerdo con los estudios realizados en Latinoamérica, más del 70 por ciento de los casos clínicos se dan en pacientes con estados avanzados o metástasis, pese a que la comunidad médica sigue promoviendo la autoexploración para un diagnóstico temprano, por lo que la parte médica y de investigación farmacéutica trabajan en el desarrollo de tratamientos para controlar la enfermedad de manera dirigida.

“Es una enfermedad que no se elimina pero que con tratamiento sí se pueden contrarrestar los síntomas producidos por el tumor y, por ende, mejorar la calidad de vida de los pacientes”, señaló el experto costarricense.

El oncólogo destacó que “ha cambiado el pronóstico de vida de los pacientes” con cáncer metastásico y puntualizó que ya existen en el mercado los medicamentos que actualmente se utilizan para controlar la metástasis.

Sobre el objetivo de los tratamientos, Corrales detalló que lo que se busca es “contrarrestar los síntomas que se están produciendo y mejorar la calidad de vida” de los pacientes.

“Las opciones dependerán del estado general del paciente y la toxicidad asociada al medicamento. La buena noticia es que ya hay tratamientos nuevos y novedosos”, apuntó el médico.

El cáncer de mama es la segunda causa de muerte en mujeres

Por su parte, Alexandra Guarín, directora médica de Pfizer Oncología para Latinoamérica, advirtió que a pesar de los avances científicos, “el cáncer de mama es la segunda causa de muerte en mujeres y se estima que más de 600 mil morirán en el 2018 a causa de esta enfermedad”.

Guarín afirmó que “una de cada tres mujeres que es diagnosticada con cáncer de mama muere por esta causa a nivel mundial”, al tiempo que aseguró que “más de 200 mil mujeres son diagnosticadas cada año con esta patología en la región de Sudamérica, incluyendo Centroamérica y El Caribe”.

A nivel mundial, el cáncer de mama es la neoplasia más común en mujeres, reportándose cerca de dos millones de nuevos casos cada año, de las cuales el seis por ciento presenta enfermedad metastásica al momento del diagnóstico inicial.

Desde hace poco más de una década se estudia más de cerca esta enfermedad y atualmente se logró determinar que existen varios tipos de cáncer de mama y dependiendo de los subtipos hay diferentes tratamientos para las pacientes.

“El objetivo actual del tratamiento para las pacientes diagnosticadas con cáncer de mama metastático es prolongar la sobrevida libre de progresión y mantener la calidad de vida”, enfatizó Guarín.

Al ser consultada sobre los factores de riesgo, dijo que “el principal es ser mujer, así como la edad (la incidencia se incrementa de manera importante después de los 50 años), la historia familiar, la raza, la terapia de reemplazo hormonal, radiación, historia reproductiva, factores genéticos e historia menstrual”.

Además, la especialista advrirtió que “entre 5 y 10 por ciento de los diferentes cáncer de mama son hereditarios”, por lo que instó “a realizarse diagnósticos genéticos para saber de manera oportuna si hay factor de riesgo”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *