Buenas noticias para los pacientes con esclerosis múltiple

Resultados de los estudios clínicos CLARITY y CLARITY Extension demostraron que luego de 5 años de finalizado el tratamiento con cladribina, 3 de cada 4 pacientes (75%) no presentaban progresión en su discapacidad.

Estos resultados fueron compartidos con especialistas de nuestro país en el 56º Congreso Argentino de Neurología, que se llevó a cabo días atrás en Mar del Plata.

Esta medicación, cladribina 10 mg comprimidos que fue aprobada en Argentina hace más de un año, tiene un modo de administración simplificado y de corta duración: es de toma oral y se administra en dos cursos anuales cortos de comprimidos con un máximo de 20 días de tratamiento durante dos años (10 días el primer año y 10 días el segundo año), proporcionando un beneficio duradero de la terapia por hasta cuatro años. Está indicada para adultos con esclerosis múltiple recurrente muy activa, definida mediante características clínicas o de imagen.

Los estudios clínicos mencionados evaluaron los 5 años posteriores a la finalización de la toma de la medicación y arrojaron resultados muy positivos. Asimismo, no se registraron más hallazgos de seguridad en hasta 10 años de seguimiento del programa clínico. Se sigue monitoreando a estos pacientes para conocer el verdadero potencial de esta terapia.

“Estos resultados de eficacia y seguridad a largo plazo nos confirman los beneficios que ofrece esta alternativa de tratamiento para los pacientes con esclerosis múltiple. Además, que sea de toma oral y de ciclos cortos sólo durante dos años es muy valorado por los pacientes y por los médicos, porque confiamos en que contribuye con la adherencia terapéutica, que es indispensable para que los tratamientos sean exitosos”, refirió la Dra. María Célica Ysrraelit, médica neuróloga del Servicio de Neuroinmunología del FLENI.

“Otro de los hallazgos que llamaron la atención fue la presentación de seguimientos de pacientes pero ya en la vida real, lo que técnicamente se denomina Fase IV. Los resultados, en este grupo de pacientes, si bien tienen poco seguimiento, fueron muy similares a los reportados en las grandes investigaciones, lo cual es absolutamente auspicioso”, sostuvo la Dra. Ysrraelit, agregando que también se compartieron trabajos de investigación tendientes a analizar el mecanismo de acción del fármaco y los cambios que se producen a largo plazo en el sistema inmunológico, cambios que serían claves para alcanzar tan buenos resultados.

Entre 9 mil y 12 mil argentinos tienen esclerosis múltiple1, una condición crónica y autoinmune del sistema nervioso central. Al presentar una incidencia menor a 1 caso por cada 2 mil personas, se agrupa dentro de las enfermedades poco frecuentes.

La forma más común de esta condición es la remitente-recurrente, que es la que se desarrolla en el 80% de los casos y se presenta a través de períodos de remisión, sin síntomas, y otros con brotes o recaídas transitorios. Durante éstos, pueden aparecer síntomas como visión borrosa, visión doble, entumecimiento u hormigueo en brazos o piernas y trastornos motrices o de coordinación, entre otros. Estos episodios pueden remitir 100 por ciento, recuperando la persona toda la funcionalidad perdida, o dejar secuelas permanentes, por lo que son potencialmente peligrosos.

Es la condición neurológica -no causada por trauma- más común en adultos jóvenes. Suele desarrollarse entre los 20 y 40 años y afecta a 3 mujeres por cada varón.

Sobre este aspecto, la Dra. Ysrraelit detalló que “una particularidad de esta enfermedad es que se presenta en plena etapa de desarrollo de proyectos de vida: los pacientes, que en su mayoría son mujeres, se encuentran en edad laboral, planificando su futuro y formando familias. Por eso, tiene un alto impacto a nivel socio-económico, por lo que poder cuidar a los pacientes y evitar que su cuadro empeore es un asunto de salud pública”.

“Asimismo, es frecuente que las pacientes con esclerosis múltiple deseen concebir un hijo y ser madres. Es muy importante tomar determinadas decisiones terapéuticas durante la gestación e incrementar los controles. En ese sentido, los ciclos cortos de administración de cladribina 10 mg comprimidos y sólo durante dos años, representan un beneficio adicional, por lo que –siempre que el médico tratante lo considere así- puede ser una alternativa interesante”, completó la especialista.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *