Cáncer de colon: estudios preventivos pueden salvar a la mitad de los pacientes

Si bien no todos los tipos de cáncer son prevenibles, casos como el de colon pueden prevenirse con chequeos y estudios de rutina ¿cuáles son y quiénes deben realizárselos?

 El cáncer de colon es la segunda causa de muerte por tumores en el país, tanto en hombres como en mujeres, luego del cáncer de mama. Pero más de la mitad de las muertes que se producen por este tipo de tumor pueden ser evitadas, si se implementan los controles médicos regulares y se está atento a los signos de alerta, ya que el diagnóstico precoz aumenta las posibilidades de curación.

En la actualidad más del 50% de los pacientes sobrepasan los 60 años y una de cada cuatro personas tiene pólipos en el colon luego de los 50, a partir de esa edad tanto hombres como mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar Cáncer de Colon.

Pero la edad no es el único factor desencadenante, hay otros aspectos que pueden aumentar las probabilidades de padecerlo. La obesidad, la falta de ejercicio, el tabaquismo, la ingesta de alcohol y los antecedentes familiares y genéticos, son algunos de los factores de riesgo que pueden desarrollar la enfermedad.

Si bien no todos los tipos de cáncer son prevenibles, casos como el de colon pueden evitarse. La prevención será el puntapié principal para disminuir el riesgo de padecerlo y deberá ir acompañada de hábitos de vida saludables y chequeos médicos periódicos. Como en toda enfermedad es clave que el paciente, ante cualquier alteración del tránsito intestinal o la presencia de sangre en la evacuación, concurra inmediatamente a su médico de cabecera.

¿Cómo prevenir el Cáncer de Colon?

· Examen de colon: Estadísticamente una de cada cuatro personas tiene pólipos en el colon después de los 50 años. El chequeo endoscópico es un excelente método de diagnóstico que permite identificar posibles riesgos a tiempo.
· Dieta: Se sugiere seguir una dieta de alto contenido en antioxidantes (frutas, verduras, semillas, fibras, etc.).
· Reducir la exposición a la radiación.
· Realizar actividad física regularmente.
· Evitar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol.

Colonoscopía, la clave para salvar vidas

El chequeo endoscópico es un excelente método de diagnóstico que permite examinar el colon o el intestino grueso e identificar posibles riesgos. La prueba dura aproximadamente 30-45 minutos y, debido a que puede resultar incómodo, un anestesiólogo se encarga de realizar una sedación para mayor comodidad y seguridad del paciente. De esta manera es muy posible llegar al diagnóstico tempranamente, al inicio de la etapa de desarrollo del tumor, pudiendo brindarle al paciente un tratamiento más efectivo y con mejores índices de curación.

Las personas que tengan más de 45 años, antecedentes familiares de pólipos o cáncer colorrectal y antecedentes de enfermedades inflamatorias intestinales (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn) deben realizarse el estudio de manera periódica.

Es importante mencionar que muchos de los síntomas del cáncer de colon también pueden ser resultado de otras afecciones como hemorroides, infecciones, síndrome de colon irritable o una enfermedad inflamatoria intestinal, entre otras. Pero, ante cambios en los hábitos intestinales, sangrado rectal, heces oscuras o sangre en las heces, calambres o dolor abdominal, debilidad y fatiga o pérdida de peso no intencionada, el paciente deberá consultar con un médico para determinar la causa y realizar el tratamiento acorde para tratar la enfermedad.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *