Cáncer: un medicamento prolonga la sobrevida casi 4 años y medio

El Congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por su sigla en inglés) es el evento científico más grande de la especialidad a nivel mundial y su edición 2021 se llevó en forma virtual.

En ese contexto, se presentaron nuevos resultados de un estudio clínico con la droga ribociclib junto con una terapia hormonal (fulvestrant). Ribociclib es la única medicación de su categoría que ya había demostrado prolongar la sobrevida en mujeres posmenopáusicas con un subtipo frecuente de cáncer de mama en estadio avanzado o metastásico, conocido como RH+ (que responde a terapia hormonal) HER2- (que no sobreexpresan la proteína HER2).

Ahora, tras un seguimiento de más de 4 años, se vio que los resultados se mantienen a largo plazo.

“Las mujeres posmenopáusicas son generalmente menos respondedoras a las terapias dirigidas cuando su enfermedad se encuentra ya en estadio avanzado o metastásico, pero esta medicación ha demostrado resultados sumamente alentadores en ese grupo y ahora confirmamos que se sostienen en el tiempo. Desde los primeros datos de este estudio sabíamos que lograba prolongar la sobrevida, pero ahora conocemos que ese beneficio se sigue sosteniendo por plazos impensados poco tiempo atrás”, expresó la Dra. Valeria Cáceres, médica oncóloga clínica, Jefa de la Unidad Oncología Clínica del Instituto Ángel Roffo (UBA).

A partir de las nuevas conclusiones del estudio MONALEESA-3, se observó que ribociclib redujo el riesgo relativo de muerte un 36% y logró retrasar más de 4 años (48,1 meses) la progresión de la enfermedad, que hace necesaria la indicación de quimioterapia (contra 2,4 años en quienes recibieron únicamente terapia hormonal) (1).

“Algunas mujeres se diagnostican inicialmente ya en estadio avanzado y eso es algo que tenemos que evitar, con mejores estrategias de concientización sobre los controles mamarios. De todos modos, muchas otras veces son pacientes que vienen con una extensa historia con la enfermedad, diferentes tratamientos, cirugías y una o varias recaídas. Por eso, poder demorar tanto la necesidad de quimioterapia es muy valioso, porque todo este tiempo ganado de buena calidad de vida en este estadio avanzado les permite tal vez seguir activas y realizar tareas cotidianas de todo tipo.”, afirmó por su parte del Dr. Guillermo Lerzo, médico oncólogo clínico, Jefe de la Unidad Oncología Clínica del Hospital de Oncología María Curie.

“Prolongar el tiempo que pasa sin que la enfermedad progrese, representa un verdadero quiebre entre los avances que estamos viendo con el advenimiento de nuevas terapias para el tratamiento del cáncer de mama. A su vez, les brinda a las pacientes la posibilidad de poder acceder en el futuro a nuevos desarrollos que complementen el abordaje actual y sigan contribuyendo a ‘cronificar’ esta enfermedad oncológica, cuando hasta hace pocos años los estadios avanzados brindaban pocas alternativas de tratamiento que impactaran significativamente en la evolución de la enfermedad”, sostuvo la Dra. Cáceres.

Los datos nuevos que se presentaron corresponden a un análisis exploratorio de sobrevida global después de 16,9 meses adicionales de seguimiento del ensayo MONALEESA-3 de Fase III, que evaluó la combinación de ribociclib + fulvestrant como tratamiento de primera o segunda línea en comparación con fulvestrant en monoterapia, en mujeres posmenopáusicas con cáncer de mama metastásico RH+/HER2-.

Ribociclib es una droga del laboratorio Novartis que actúa inhibiendo las quinasas dependientes de ciclinas 4 y 6, unas proteínas reguladoras del ciclo celular que promueven el crecimiento de este tipo de tumores; mientras que fulvestrant es una terapia hormonal, de la clase de los reguladores negativos selectivos del receptor de estrógenos (SERD), que se une al receptor de estrógenos y compite con el estrógeno del cuerpo además de provocar la degradación del mismo impidiendo la estimulación del crecimiento de las células tumorales.

El análisis determinó, con un seguimiento de más de cuatro años, que la combinación riboclicib más fulvestrant continuó demostrando un beneficio en sobrevida global clínicamente significativa de más de un año, en comparación con fulvestrant en monoterapia.

Después de una mediana de seguimiento de 56,3 meses, la mediana de sobrevida global para los pacientes tratados con la combinación fue de 53,7 meses contra 41,5 meses para los que solo recibieron fulvestrant (1).

Este análisis exploratorio ad hoc es posterior al análisis final de sobrevida global del estudio MONALEESA-3 presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) de 2019 y publicado en The New England Journal of Medicine, en el que se demostraron por primera vez resultados estadísticamente significativos en sobrevida global. Respecto a la seguridad de la medicación, no hubo hallazgos diferentes a los observado y notificados previamente (1).

“Estos resultados confirman la eficacia de ribociclib como primera línea de tratamiento en una amplia variedad de mujeres con cáncer de mama metastásico RH+/HER2-, tanto para aquellas mujeres premenopáusicas (demostrado anteriormente en el Estudio MONALEESA-7), como en mujeres posmenopáusicas (MONALEESA 3)”, concluyó el Dr. Lerzo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *