Científicos quieren llegar a ver el Big Bang

El ambicioso objetivo de la nueva astronomía es detectar los comienzos del Universo de hace 14.000 millones de años, en base a la contribución de “mensajeros” cósmicos como las ondas gravitacionales, las imágenes ópticas, y los rayos X, infrarrojos y ultravioletas, para llegar a observar el origen al universo.

Los proyectos Lisa y Einstein Telescope, son parte del desafío ya anunciado por uno de los pioneros de la investigación sobre las ondas gravitacionales, el italiano Adalberto Giazotto, “padre” de Virgo, el revelador europeo de las ondas gravitacionales.

Éste está ubicado en la ciudad italiana de Pisa que trabaja en tándem con los dos instrumentos de su similar estadounidense Ligo.

Recientemente también lo reiteró el investigador Kip Thorne, premiado el 3 de octubre último con el Nobel de Física y popular por su consultoría científica para el film “Interstellar”, dirigido por Christopher Nolan.

Thorne y Nolan ven en los grandes proyectos que podrán convertirse en realidad en los próximos 30 años la clave para descubrir los secretos del origen del universo.

El futuro observatorio espacial de ondas gravitacionales, que se llama Lisa (Laser Interferometer Space Antenna), es una misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) cuyo lanzamiento se estimó para 2034 y prevé tres satélites que serán ubicados de modo de constituir los vértices de un gigantesco triángulo equilátero, con lados de 2,5 millones de kilómetros de largo.

Lisa signará “un nuevo capítulo en la astronomía multimensajero, que nos permitirá comprender muchas cosas que hoy no estamos en condiciones de conocer”, observaron desde la Agencia Espacial Italiana (ASI).

El otro gran proyecto está basado en la Tierra y es igualmente ambicioso: se llama Einstein Telescope y fue propuesta por ocho entre universidades y centros de investigación europeos, entre ellos el Instituto Nacional de Física Nuclear.

Italia es uno de los países candidatos a albergar el nuevo revelador. El Einstein Telescope está destinado a convertirse en el sucesor de Ligo y Virgo.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *