El riego por goteo revoluciona la producción tabacalera

Entre las ventajas del riego por goteo se encuentran el aumento del rendimiento en más de un 35% y el ahorro del agua.

Aunque el proyecto que prometía revolucionar la producción tabacalera en Salta comenzó a gestarse de forma incipiente en el año 2010, recién el año pasado la finca de Gustavo Zorisich implementó en su totalidad el sistema de riego por goteo incluyendo cabezal de Filtrado, válvulas, inyección de fertilizante y goteo.

Si bien la industria del tabaco no es nueva en la provincia, en el año 1873 se fundó Villagrán la primera fábrica de cigarrillos salteña, y se podría decir que la revolución en su producción llegó de la mano del riego por goteo en el año 2019.

Su aporte social es más que importante ya que involucra en sus actividades a más de 10000 familias en forma directa y a más de 100000 en forma indirecta. Pueblos aledaños como Cerrillos, la Merced, el Carril, Chicoana, Moldes, Guachipas, entre otros, cuentan como única actividad económica la producción tabacalera.

En los últimos años se iniciaron investigaciones privadas en la utilización de sistemas de riegos para poder mejorar la calidad, los rendimientos, y lograr el ahorro necesario del agua. Aunque los resultados iniciales fueron poco alentadores, la necesidad de instalar la técnica de goteo se hizo imperioso. Esto fue impulsado por 4 campañas del INTA estación experimental Depto. Cerrillos.

“La expresión en los rendimientos y la calidad fueron el eje fundamental en donde se demostró las grandes ventajas en la aplicación de riego por goteo en tabaco”, afirmó Gustavo Zorisich, productor.

Por su parte, el Ingeniero Agrónomo Manuel Fernández, Asesor Técnico, reconoció que “entre las ventajas más marcadas están el aumento del rendimiento en más de un 35% con respecto a un cultivo convencional y el ahorro del agua”. El consumo del agua en un riego convencional es de 2500 metros cúbicos mientras que el sistema de goteo consume 600 metros cúbicos.

A estos beneficios se suman el control de maleza aplicando las técnicas de cobertura mulching, mejora en la postura sanitaria de la plantación, merma en la utilización de fertilizantes y productos fitosanitario.

“El tabaco es un cultivo de grandes posibilidades. Lamentablemente producir tabaco es más complejo ya que hay muchas restricciones en el consumo del cigarrillo, pero los que producimos sabemos que en la mejora tecnológica está el camino para sostener una producción tan importante”, aseveró Zorisich.

 

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *