George Orwell y el espionaje en internet

El creador del navegador Opera, Jon Tetzchner realizó un paralelo entre la vigilancia en Internet y lo que el escritor George Orwell describió en la novela “1984”, ya que se rastrea “cada movimiento que se hace, cada página que se ve y cada película” que se mira. 

“Cuando se recolecta información de todo el mundo y se usan herramientas avanzadas para identificar grupos e individuos, las cosas se vuelven más problemáticas. Muchos leímos ‘1984’ en las que vivimos en un estado de vigilancia total. En muchos sentidos ya estamos ahí”, advirtió Jon Tetzchner.

En una entrevista brindada a la agencia EFE, el actual responsable del proyecto Vivaldi sostuvo que algunas de las tecnologías actuales son “altamente problemáticas” ya que permiten conocer a fondo al usuario e “influir en nuestro proceso de tomar decisiones”, para “comprar productos, manifestar en la calle o votar por un determinado político”.

“Tristemente es lo que ya estamos viendo, pero no es demasiado tarde para arreglar esto”, afirmó el experto y dijo que los ciudadanos deben ser conscientes de esta “entrega”.

También sería oportuno establecer un sistema para conocer si un anunciante está usando técnicas de recopilación de datos a gran escala para enviar “mensajes diferenciados a diferentes personas”, continuó.

“Tenemos que asegurarnos de que la tecnología que construimos se está usando para hacer cosas buenas. La actual dirección de vigilancia y la tendencia de dirigir las cosas a un público objetivo no es buena y no está mejorando el mundo. Tenemos que arreglar esto”, avisó.

Vivaldi, dice Tetzchner, es un navegador que se basa en una filosofía de “no rastreo” y que, sin embargo, promete una gran personalización en sus herramientas para mejorar la funcionalidad y que el usuario aproveche más su tiempo.

“Creemos que todos somos únicos. Los diferentes usuarios encuentran diferentes funcionalidades útiles y también usan funciones de manera diferente”, explicó, sin que por ello se deban abrir al mundo todos los datos privados.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *