“Gracias al movimiento de mujeres, estamos en un momento bisagra del fútbol femenino”

Gabriela Garton reparte su tiempo entre dos pasiones: es socióloga del CONICET y arquera de la Selección Argentina de Fútbol Femenino.

La pelota está más dividida que nunca. Los hombres ya no parecen ser los únicos protagonistas del espectáculo deportivo más popular del mundo: al calor de la expansión del movimiento feminista, las mujeres están copando la cancha. El cupo femenino está llegando al fútbol. Todavía no hay estadísticas ni registro de cantidad de jugadores federadas o de equipos de fútbol femenino que existen en Argentina, pero su crecimiento ya se vislumbra: alrededor de treinta y cinco equipos de fútbol femenino del conurbano bonaerense están registrados en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), lo que invita a calcular al menos seiscientas futbolistas en esa zona. Y hay certezas de que el fenómeno crecerá: en 2019 habrá sucesos alentadores, como que deberá comenzar a cumplirse lo instaurado en 2016 por la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL), que instó a los clubes a tener un equipo de fútbol femenino como condición previa para poder competir en torneos internacionales de aquí en más.

“El fútbol era un espacio que antes estaba vedado para nosotras. De la mano del movimiento de mujeres, estamos en un momento bisagra”, asegura la socióloga Gabriela Garton. Desde 2016 tiene una beca del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) para una investigación pionera: análisis de género en la narrativa futbolística argentina. “El fútbol femenino se está abriendo y creciendo muchísimo. Y no es menor: al ser una pasión nacional, cuando las mujeres participamos en el fútbol, también estamos siendo parte de la construcción de la identidad de un país”.

Garton habla en plural, porque además de leer bibliografía y hacer entrevistas a futbolistas mujeres para el trabajo de campo de su investigación, le pone el cuerpo a su propio tema de estudio: es arquera de la selección argentina de fútbol femenino.

“En el vestuario o en el entrenamiento, reflexiono mucho sobre lo que veo. Pero en el arco mi mente es solo de jugadora: no pienso en cuestiones académicas”, revela desde Australia. Está allí desde el sábado 23 de febrero, junto con sus compañeras del seleccionado argentino, para disputar la Copa Cuatro Naciones. “Si en la cancha me distraigo con un pensamiento abstracto o un concepto teórico, soné: me hacen un gol”.

***

Gabriela Garton tiene parientes en Argentina, pero nació en Minnesota, creció en Florida y cursó la carrera de Estudios Hispánicos en Texas. En paralelo, desde que tenía ocho años y le pidió a sus padres que la llevaran a una liga femenina, siempre jugó al fútbol, un deporte de los más populares entre las mujeres de Estados Unidos. Cuando cumplió 23 y terminó su licenciatura, una amiga que jugaba en River le avisó que estaban buscando arquera. “Ni lo pensé: me vine. Además, acá estaban mis abuelos, mis tíos, primos. Siempre me encantó el fútbol y quería jugar al nivel más alto posible”.

Si todavía viviera allá, podría mantenerse como jugadora: Estados Unidos es uno de los pocos países con futbolistas mujeres profesionales, como sucede también en Francia, Canadá, Alemania, Noruega, Suecia, Inglaterra, Australia. Acá, tiene que dividir su tiempo entre los entrenamientos y sus tareas como becaria del CONICET. Pero al apostar por Argentina, acarreaba en su equipaje una esperanza secreta: soñaba que algún día podía ser convocada para la selección nacional de fútbol femenino.

“Cuando me mudé a Buenos Aires, empecé a jugar en River y de repente me di cuenta que extrañaba mucho el estudio: necesitaba mantener la mente activa”.Las casualidades hicieron que conociera a Pablo Alabarces, investigador del CONICET especializado en culturas populares. Después de algunas charlas orientadoras, le sugirió inscribirse en la Maestría en Sociología de la Cultura y Análisis Cultural de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), aplicar para una beca del CONICET (la ganó en 2016, con Alabarces como director de su tesis) y convertir al fútbol femenino en su objeto de estudio. “Mi caso es bastante único: no existen muchos investigadores que además estén compitiendo en un deporte de alto rendimiento. Más aún en el campo del fútbol femenino, que en este momento es tan relevante para analizar”.

Después de su paso por River se cambió de club y empezó a jugar en el club Universidad Abierta Interamericana (UAI) Urquiza. En 2015, recibió el llamado que tanto esperaba. La selección argentina de fútbol femenino estaba preparándose para los Juegos Panamericanos de Toronto. La convocaban como arquera.

***

“En el fútbol femenino que yo analicé, encontré muchas cuestiones interesantes. En primer lugar está lo social: me llamó la atención que las jugadoras son de todos los estratos sociales. Tenés chicas que vienen de barrios super humildes, otras de más recursos, hasta hay torneos que ya se están jugando en countries. Ya no están los estereotipos que antes pesaban sobre las mujeres que jugaban al fútbol, como que eran `machonas`”, explica.

Garton hizo una etnografía de UAI Urquiza, un club de primera división de AFA, que fue el último campeón del campeonato de la primera y compite contra clubes como Boca y River. Es un club particular porque es uno de los que más les brinda “beneficios” a las jugadoras: como no existen contratos en el fútbol femenino en Argentina, el club ofrece hospedaje para las jugadoras del interior, comidas, becas completas para cursar carreras universitarias, trabajo dentro de la institución.

“Pero es un sistema raro: en el momento en el que no pertenecés más al club no tenés más esos beneficios. Y también al no tener contratos se maneja como un poco como la teoría del don (del antropólogo francés Marcel Mauss)que dice que las jugadoras sienten como una obligación hacia la institución y siempre parecen estar en deuda con el club, porque una nunca tiene en claro lo que tiene que cumplir como jugadora. No somos profesionales pero tampoco somos amateurs. Las jugadoras estamos en un lugar muy incierto. En una situación bastante precaria, sin nada garantizado y sin recursos legales para protegernos”.

Para llevar adelante su tesis de maestría, Garton entrevistó a sus compañeras de equipo y puso en práctica un ejercicio de distancia crítica de su propia práctica como jugadora. “En las entrevistas formales, grabadas, cuando se iniciaba la charla mis compañeras podían sentirse un poco raras. Algunas no entendían lo que estudiaba o lo que yo buscaba con ellas. Pero después de los quince minutos se empezaban a soltar y a decir las cosas más significativas”.

Así pudo cuantificar, por ejemplo, la cantidad de horas que le dedican las jugadoras al fútbol sin obtener retribuciones económicas. Entre la ida y la vuelta de los entrenamientos al predio de UAI Urquiza -que es el único club que les brinda esas posibilidades de trabajo, estudio y otros beneficios y está en la localidad de Tristán Suarez-, las jugadoras argentinas entregan al menos siete horas de su vida diaria. “Es como un trabajo part time por la cantidad de horas que te lleva, y cuando la gente escucha que vos no estás recibiendo un sueldo por eso a veces cuesta entender el por qué. Las jugadoras siguen jugando por una cuestión emotiva, de pasión, de amor. Eso es algo que quiero seguir explorando en mi doctorado”.

A fines de 2018, defendió la tesis y se recibió de magister. Hasta lograrlo, tampoco le fue fácil combinar sus horarios de entrenamiento con los de las cursadas. “Mi prioridad siempre fue el estudio. Como cuando me inscribí sabía que tenía que faltar a la tarde a los entrenamientos, recuperaba el entrenamiento a la mañana, entrenando con el preparador de arqueros de los varones, y a la tarde me dedicaba a leer, estudiar y cursar. Después una se va adaptando, acomodando más, priorizando los horarios de trabajo y organizándose mejor.

***

Ahora que está en Australia, como en cada viaje que hace con el seleccionado argentino, llevó la computadora, en la que acumula toda la bibliografía que necesita para avanzar con su investigación. “Yo nunca había venido a Australia. Me dijeron que me cuide del jet lag, así que unos días antes empecé a tomar un suplemento natural de pastillas de melatonina. Estos viajes son lindos porque conocés otros lugares, pero lo malo es que no tenés mucho tiempo para pasear entre los horarios de los entrenamientos, las comidas, las reuniones. Pasás la mayor parte del tiempo en el hotel”.

Garton no es la única profesional del seleccionado argentino: entre las jugadoras, hay una kinesióloga, otra médica y una es profesora de Educación Física. Además, desafiando la regla que suele cumplirse cuando las jugadoras se convierten en madres -que terminan abandonando la carrera futbolística- una de las arqueras de la Selección tiene dos hijos mellizos.

A futuro, ella se ve jugando hasta que el cuerpo le responda. Después quiere dedicarse de lleno a la investigación y a la docencia. “Siempre me llama la Academia”, dice. Pero por ahora, lo único que la desvela es que faltan noventa días para que comience el Mundial de Fútbol Femenino. Lo jugarán en Francia, después de doce años de ausencia de la camiseta celeste y blanca en el fixture del campeonato de mujeres del mundo.

“Las pioneras del fútbol femenino en Argentina fueron al mundial en 1971. Ahora, nosotras también estamos en un momento clave. Por fin al fútbol femenino lo están acompañando más los medios, se están recibiendo y escuchando más las situaciones y el sacrificio que hacemos. Somos conscientes de que vaya como nos vaya, estamos abriendo el camino para las jugadoras que van a venir después”, dice. “Es así: vamos a ir a jugar pensando en las jugadoras del futuro”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *