La enfermedad del dolor generalizado que es difícil de diagnosticar

La fibromialgia amplifica las sensaciones de dolor porque afecta el modo en que el cerebro y la médula espinal procesan las señales de dolor.

Los síntomas de la fibromialgia incluyen dolor corporal generalizado, fatiga, hipersensibilidad, sueño no reparador y problemas del estado de ánimo. Además, la fibromialgia amplifica las sensaciones de dolor porque afecta el modo en que el cerebro y la médula espinal procesan las señales de dolor.

Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar esta enfermedad que, además, tiene síntomas comunes a muchas otras afecciones, por lo que puede llevar mucho tiempo distinguir qué síntoma es causado por cada problema de salud. El proceso de arribar al diagnóstico es más arduo aún porque los síntomas de la fibromialgia pueden aparecer y desaparecer con el tiempo, según indicaron los expertos de la Clínica Mayo de los Estados Unidos.

Las pautas para el diagnóstico del Colegio Estadounidense de Reumatología incluyen dolor generalizado en todo el cuerpo durante, por lo menos, tres meses. Generalizado se define como dolor en ambos lados del cuerpo, y también por encima y por debajo de la cintura.

La fibromialgia no se transmite directamente de padres a hijos, pero el trastorno pareciera concentrarse en determinadas familias. La probabilidad de padecer esta patología es mayor en los familiares directos de las personas con fibromialgia que en las familias en las que nadie tiene la enfermedad, explicó el doctor Kevin Fleming, especialista de la Clínica Mayo.

De hecho, en los estudios de ADN de familiares de personas con fibromialgia y otros síndromes de dolor crónico se han descubierto algunos genes que podrían ayudar a explicar por qué estos trastornos se heredan en las familias, amplió Fleming. Cada uno de estos genes tiene un papel en la respuesta del sistema nervioso al dolor. Algunos de estos mismos genes también están relacionados con la depresión y la ansiedad, razón por la cual determinados medicamentos antidepresivos ayudan a reducir los síntomas de la fibromialgia.

La fibromialgia también se caracteriza por un dolor adicional cuando se aplica una presión firme en áreas específicas del cuerpo, llamadas puntos hipersensibles o puntos dolorosos. Anteriormente se consideraba que al menos 11 de estos 18 puntos tenían que dar positivo para la sensibilidad a fin de diagnosticar la fibromialgia.

Si bien los especialistas o investigadores todavía pueden usar puntos hipersensibles para el diagnóstico, como los síntomas de esta enfermedad aparecen y desaparecen, ya no son excluyentes para establecer la presencia de fibromialgia. Por otra parte, es importante determinar si los síntomas son consecuencia de otro problema de salud:

Enfermedades reumáticas: ciertas afecciones, como la artritis reumatoide, el síndrome de Sjogren y el lupus, pueden comenzar con dolores y molestias generalizadas.

Problemas de salud mental: los trastornos como la depresión y la ansiedad suelen producir dolores y molestias generalizadas.

Trastornos neurológicos: en algunas personas, la fibromialgia causa entumecimiento y hormigueo, síntomas que se asemejan a los de trastornos como la esclerosis múltiple y la miastenia gravis.

Exámenes para el diagnóstico de fibromialgia

Es posible que, para el diagnóstico, el médico desee descartar otros trastornos que presentan síntomas similares. Los expertos de la Clínica Mayo de los Estados Unidos indicaron que los análisis de sangre pueden comprender: hemograma completo, velocidad de eritrosedimentación, prueba de péptidos citrulinados cíclicos, factor reumatoide, pruebas de la función tiroidea, anticuerpos antinucleares, serología celíaca y niveles de vitamina D.

El médico también puede realizar un examen físico detallado de los músculos y articulaciones y un examen neurológico para buscar otras causas para tus síntomas. Si existiese la posibilidad de que padezcas apnea del sueño, el médico podría recomendar un estudio del sueño.

Las personas con fibromialgia suelen levantarse cansadas, incluso después de haber dormido continuamente durante más de ocho horas. Los períodos breves de cansancio físico o mental pueden dejarlas agotadas. También es posible que tengan problemas con la memoria a corto plazo y la capacidad de concentración. En algunos casos, los síntomas de fibromialgia comienzan poco después de que una persona ha sufrido una situación traumática mental o física, como un accidente automovilístico o un duelo. El trastorno por estrés postraumático aumenta la posibilidad de fibromialgia.

Es importante destacar que, entre aquellos pacientes que están tratados, el 65% mejora sus síntomas en al menos un 40% durante seis meses o más. Estos resultados dependerán de la genética, el acceso y adherencia a un tratamiento integral y personalizado.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *