La importancia de controlar la hipertensión arterial

Una alimentación saludable, el movimiento y el control de tu presión arterial son las mejores herramientas para prevenir esta enfermedad. Según el estudio RENTA, publicado en 2017, 1 de cada 3 personas padece hipertensión arterial, una prevalencia del 36%, y la mitad de ellos desconoce su condición de hipertenso. Además, se observó que solo 1 de cada 4 hipertensos se encuentra controlado.

La hipertensión arterial es una enfermedad silenciosa que no genera síntomas, que se instala de forma progresiva, producto de la dieta inadecuada, la falta de ejercicio, el estrés crónico y muchas veces se relaciona con factores genéticos. La exposición prolongada a valores elevados de presión arterial, puede generar infarto, accidente cerebrovascular, enfermedad renal y arteriopatía periférica.

Esta patología es el principal factor de riesgo cardiovascular, pero en muchas ocasiones suele estar asociado a otras patologías que presentan una profunda interrelación como ser la diabetes y la dislipemia, ambas podrían terminar desencadenando cualquiera de los eventos anteriormente mencionados y la falta de control de cada uno potencia la posibilidad de desarrollarlas.

“Las acciones de concientización que llevamos adelante desde el Hospital Británico buscan generar conciencia sobre la implementación de acciones hacia una vida más saludable. No hay que entrar en pánico y mantenerse en movimiento para el cuidado del corazón”, comentó el Dr. Miguel Schiavone, Jefe de Hipertensión Arterial del Servicio de Cardiología del Hospital Británico. “Realizar una dieta saludable, rica en frutas y verduras, baja en sodio, con fibras y realizar actividad física, asociado a estrategias que disminuyan el estrés, como el yoga, reiki o mindfulness, son hábitos que ayudan a evitar la aparición de la enfermedad”, cerró Schiavone.

La herramienta más útil para su diagnóstico y seguimiento es mediante el registro de la presión arterial. Si bien la técnica parece sencilla, requiere entrenamiento, pero también se debe contar con el equipamiento adecuado. Se recomienda la utilización de tensiómetros validados. Pueden ser aneroides o automáticos, siempre y cuando cumplan con los requisitos mencionados. El brazalete utilizado debe ser adecuado al perímetro del brazo. Es importante que el paciente realice al menos dos minutos de reposo previo a la medición, que esté bien sentado con la espalda apoyada, las piernas deberán estar descruzadas y apoyadas en el piso, el brazo debe encontrarse apoyado y a la altura del corazón, es importante que el brazo esté descubierto (sin ropa) para que el brazalete quede correctamente ajustado. Se recomienda realizar al menos dos mediciones con un minuto de diferencia entre ambas y promediar las mismas.

El resultado permitirá determinar si presentamos valores normales o elevados de presión arterial. En este sentido, las Guías Argentinas de Hipertensión Arterial, han definido que valores menores a 140/90 mmhg (14/9) son considerados normales. En el caso de poseer valores mayores a los mencionados será necesario un control con el médico para poder valorar globalmente al paciente y determinar la necesidad de comenzar un tratamiento.

Una alimentación saludable, el movimiento y el control de tu presión arterial son las mejores herramientas para prevenir esta enfermedad.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *