Más árboles en las calles porteñas

Según el Censo presentado por el Gobierno de CABA, realizado por la FAUBA, existen 370 mil árboles en las calles de la ciudad y 60 mil en espacios verdes. Destacan la necesidad de reemplazar ejemplares viejos y de plantar 70 mil nuevos en los próximos años.

Las veredas porteñas cuentan en la actualidad con 370 mil árboles y además existen otros 60 mil ejemplares en espacios verdes como parques, plazas y boulevares, según el Censo de Arbolado Urbano presentado esta semana por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en base al relevamiento realizado por la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA). El trabajo servirá para planificar la gestión del arbolado urbano público de aquí a las próximas tres décadas.

El relevamiento se llevó a cabo en tres etapas durante 2017 y 2018, con la participación de alrededor de 200 censistas y 10 coordinadores de la FAUBA. Se relevaron aproximadamente 470 mil sitios, que incluyen, además de los 430 mil árboles, 20 mil espacios vacíos y otros tantos ocupados por arbustos, cepas, tocones y árboles muertos en pie, donde se podrían realizar nuevas plantaciones.

Según los resultados del trabajo, la comuna 12 es la que posee mayor cantidad de árboles, seguida por la 11, la 9 y la 4, ubicadas en el oeste y en el sur porteño. Como contrapartida, se indicó que otras comunas no llegan a los valores deseados, como la 2, 3 y 6, ubicadas hacia el este y el centro de la ciudad.

“Para 2019 tenemos pensado plantar 12 mil árboles y consideramos que, a este ritmo, vamos a poder reemplazar los 70 mil árboles previstos de aquí a 10 o 12 años”, dijo Jorge Fiorentino, gerente de Arbolado del Gobierno porteño, durante la exposición que brindó en la sede de Parque Patricios.

En la presentación se destacó que el 90% de los arboles censados están en buena condición. El 10% restante correspondió a la categoría denominada “discontinuados”, compuesta por especies que se plantaron en el pasado y se dejaron de emplear por problemas de seguridad. También comprende 6500 árboles secos, que deberían ser reemplazados.

Respecto a los trabajos por hacer, se destacó la necesidad de renovar los árboles envejecidos. “Deberíamos tener 40% de árboles jóvenes, pero tenemos la mitad. Dentro de ese 20% faltante se encuentran ejemplares que van de 30 a 60 años y más. Tendríamos que empezar a retirarlos de circulación y reemplazarlos por otros”, señaló Fiorentino.

El censo también determinó la composición florística del arbolado, un dato de importancia porque una mayor variedad de especies permitiría disminuir el impacto de plagas o enfermedades, por ejemplo. En este sentido, los especialistas sugieren que una especie botánica no debería superar el 10% de presencia sobre el total. Dentro de las 423 especies que crecen en las calles porteñas, el fresno americano es la única que supera ese porcentaje, con una participación de 35%. La segunda especie en cantidad de ejemplares es el plátano, seguida por ficus, tilo, paraíso y jacarandá.

Aporte de la Universidad

Se trata del segundo censo de arbolado que realiza la cátedra de Dasonomía de la FAUBA, en el marco de un convenio alcanzado entre la Facultad de Agronomía de la UBA y la Secretaria de Descentralización del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (actualmente Subsecretaría de Gestión Comunal). En este segundo relevamiento también participó la cátedra de Botánica.

Ana Beatriz Guarnaschelli, docente de la cátedra de Dasonomía de la FAUBA, quién se desempeñó como responsable técnica del censo, subrayó el aporte de la Facultad de Agronomía de la UBA en el relevamiento: “Trabajó un gran número de profesionales y estudiantes de la FAUBA. En las tres etapas participaron 192 censistas (58 pasantes y 134 profesionales) y 10 coordinadores de grupos, compuestos por ayudantes de la cátedra de Dasonomía e inspectores de arbolado urbano de la Ciudad de Buenos Aires”.

“El primer censo se hizo en 2001 e incluyó el relevamiento de todo el arbolado de alineación (presente en las calles y avenidas). Este nuevo censo, que también incluyó el arbolado de los espacios verdes, consistió en determinar la ubicación de cada individuo por comuna, calle y número de chapa, ancho de veredas, tamaño y estado de las planteras o canteros (para el arbolado viario) o denominación del espacio verde donde se encontraban”, dijo Guarnaschelli, quién contó con la colaboración de Silvia Campenni, por la cátedra de Dasonomía, y Silvana Gambino, Adriana Bartoli y Norma D`Aglio por la cátedra de Botánica.

“Además se identificaron las especies, se midieron sus dimensiones y se describió la conformación de copa y raíces, señalándose las interferencias que pueden ocasionar las ramas sobre luminarias, semáforos y edificaciones, así como los daños de las raíces sobre las planteras, veredas y propiedades. Otros aspectos importantes que se evaluaron tienen que ver con la inclinación del árbol, la vitalidad y la sanidad. También se georreferenció a los ejemplares relevados y se los fotografió”, detalló.

Una vez finalizadas la segunda y tercera etapas del relevamiento del arbolado, desde la FAUBA se elevaron informes al Gobierno de la Ciudad, que en la actualidad se encuentra organizando la información final y más detallada de la base de datos, para su posterior difusión y utilización para la planificación y gestión de este recurso.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *