Más de 10 millones de mayores de 50 años no recibieron el refuerzo de la vacuna contra el Covid

El Boletín Epidemiológico emitido por el Ministerio de Salud advirtió que “en las últimas 2 semanas epidemiológicas (de 2023) se verifica un incremento en el número de casos”. Sin embargo, pese a esta suba, existe un importante número de personas que aún no se aplicaron las dosis de refuerzo.

“Al 02/01/2024, hay 10.526.499 personas de 50 años y mayores que hace más de 6 meses que no reciben una dosis de refuerzo de vacuna contra COVID-19″. Una situación descrita como “preocupante, dado que es la población de mayor riesgo de padecer enfermedad grave”.

El reciente documento emitido por el Ministerio de Salud indicó que en la primera semana epidemiológica de 2024 “hubo 843 casos confirmados y 2 casos fallecidos con COVID-19″, siendo que “en las últimas 2 semanas epidemiológicas (de 2023) se verifica un incremento en el número de casos”.

Más allá de la reciente suba de casos, el documento destaca que “los casos acumulados de Covid-19 durante el año 2023 se encuentran muy por debajo a lo registrado para el mismo período de los años previos. Se observa lo mismo para los fallecidos”.

“Hay un aumento de casos. Por ahora, vemos que circulan las variantes habituales, pero con un aumento significativo y bastante importante para esta época del año de casos que no son graves. Es esperable que, llegado el otoño y el invierno, tengamos mayor circulación y que también empiecen a circular la variantes que están en el hemisferio norte”, señalan infectólogos locales.

Sobre las víctimas fatales, el documento resaltó que “la mayoría corresponden al grupo de edad de 65 años y más, con una mediana de edad de 76 años”, de las cuales “el 54% fueron identificadas de sexo masculino y el 45,40% femenino”. Respecto a la presencia de comorbilidades o factores de riesgo, “la mayoría registran una o más comorbilidad o factor de riesgo para enfermedad grave (96,45%)”.

Sobre este punto, el Boletín advirtió que “el 89,25% de los casos fallecidos registraban la última dosis de vacuna para SARS-CoV-2 aplicada más de 6 meses previos al inicio de la enfermedad o no registraban vacuna”, siendo que “el mayor número de fallecidos corresponde a personas que tenían la última dosis de vacuna aplicada más de un año antes del inicio del cuadro clínico”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *