Más investigaciones, hallazgos y batallas legales acerca de Leonardo da Vinci

El informe se publicó en la revista “Human Evolution” como avance de un proyecto de investigación del ADN del creador de La Gioconda y documenta con certeza de padre a hijo la línea masculina del árbol genealógico de la familia Da Vinci (más tarde Vinci) desde Michele (nacido en 1331) pasando por Leonardo (sexta generación, nacido en 1452) hasta la actualidad e identifica a 14 descendientes vivos.

El artista Leonardo Da Vinci sigue generando investigaciones, hallazgos y batallas legales por su obra: en las últimas horas dos de los principales expertos en su universo, Alessandro Vezzosi y Agnese Sabato, descubrieron que cuenta con 14 descendientes vivos y a su vez, un boceto suyo es el centro de una disputa legal que gira en torno a 15 millones de euros.

Acerca del árbol genealógico, los investigadores informaron hoy que el genio del Renacimiento tiene 14 descendientes vivos tras analizar su árbol genealógico, que abarca 21 generaciones y 690 años.

El informe se publicó en la revista “Human Evolution” como avance de un proyecto de investigación del ADN del creador de La Gioconda y documenta con certeza de padre a hijo la línea masculina del árbol genealógico de la familia Da Vinci (más tarde Vinci) desde Michele (nacido en 1331) pasando por Leonardo (sexta generación, nacido en 1452) hasta la actualidad e identifica a 14 descendientes vivos.

Vezzosi y Sabato, quienes visitaron la Argentina en 2019 para participar de un ciclo de actividades en homenaje al genio florentino –a 500 años de su muerte-, ya identificaron en 2016 numerosos descendientes vivos pero indirectos -incluidos solo dos hombres en línea directa hasta la 19ª generación- de una sola rama de la familia Vinci y con esta investigación profundizan y amplían esos descubrimientos.

Un nuevo documento inédito muestra que las cinco ramas familiares que han estudiado Vezzosi y Sabato se remontan al padre de Leonardo, Piero (quinta generación) y al medio hermano Domenico (sexta) y desde la 15ª generación, se han recopilado datos sobre más de 225 personas, según informó el diario ABC.

Por otro lado, en las últimas horas un boceto del martirio de San Sebastián que estuvo guardado durante 57 años en una caja y que es atribuido al renacentista es el centro de una disputa legal entre el dueño, el Ministerio de Cultura francés por un lado y la casa de subastas que estudió la autoría del dibujo, por el otro.

La batalla judicial en Francia, que mañana tendrá un nuevo capítulo en la corte, es sobre una obra de formato pequeño que cabe en un bolsillo, pero cuyo valor de venta se estima en 15 millones de euros.

El dibujo en tinta marrón “Estudio para un San Sebastián en un paisaje” fue descubierto en 2016 por su dueño, un médico jubilado llamado Jean B. que lo tenía guardado desconociendo su valor, informó la agencia de noticias AFP.

El médico lo había recibido como regalo de su padre en 1959 junto a una docena de otros dibujos y grabados, cuando realizó su residencia en un hospital de París y lo dejó guardado hasta que al mudarse, en 2016, decidió confiar los dibujos a la casa de subastas Tajan para su evaluación.

El valor del boceto se estimó en principio entre 20 mil y 30 mil euros, y luego el experto Patrick de Bayser a petición de la casa de subastas concluyó que la autoría del dibujo pertenecía a Da Vinci.

Esta opinión fue confirmada por la principal especialista en dibujos del pintor italiano, Carmen C. Bambach, del Museo Metropolitano de Nueva York (Met), con lo cual el valor pasó a estar entre 8 a 12 millones de euros.

Clasificado entonces como tesoro nacional, Francia prohibió su exportación, y el Ministerio de Cultura tenía 30 meses para poder adquirirlo para el Louvre.

En 2019 el ministerio ofertó 10 millones de euros, lo que fue rechazado por el propietario ante una nueva valuación estimada en 15 millones de euros, por lo que el Estado al no reunir la suma renunció a adquirirla.

Sin embargo, el Ministerio le negó otra vez el permiso de un certificado de exportación, con el argumento de que el dibujo podría haber sido robado y que había una denuncia de finales de 2020.

El abogado del médico presentó una solicitud ante el tribunal judicial de París para obligar al ministerio a expedir el certificado de exportación, lo que está previsto para el miércoles.

“Un ministerio de Cultura digno de ese nombre se habría encargado de que el Estado francés comprara ese dibujo”, comentó Baratelli, cita AFP.

Sin embargo el otro frente jurídico de Jean B. es la disputa con Tajan, ya que la casa de subastas había decidido ofrecer el dibujo antes de que expirara el plazo de treinta meses, sin consultarle al dueño, por lo que éste les revocó el permiso de venta otorgado.

Tajan reclama 2 millones de euros en concepto de daños y perjuicios, y conserva aún el dibujo en su poder, por lo cual el abogado del médico los cita a los tribunales, lo que está previsto para diciembre.

La casa de subastas inició una demanda por calumnia y expresó: “El dibujo fue descubierto, autentificado, certificado y promovido por el trabajo de Tajan” -cita AFP-, y en la demanda por la ruptura solicitan un reembolso por los gastos y trabajos realizados en el dibujo desde su depósito en marzo de 2016.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *