Material de referencia certificado para el cannabis

En el marco de su Programa de Desarrollo y Producción de Materiales de Referencia Certificados (MRC) el INTI desarrolló un nuevo MRC de uno de los metabolitos secundarios principales de la planta del cannabis: el cannabidiol o CBD. Estos materiales permiten la cuantificación de cannabinoides, las moléculas bioactivas presentes en las inflorescencias de la planta Cannabis sativa L., la especie vegetal en la que se basa una pujante industria, tanto por su aprovechamiento medicinal como por su potencial en diversos sectores industriales.

El próximo lanzamiento del MRC de cannabidiol permitirá a los laboratorios de análisis la cuantificación de uno de los principios activos más estudiados del cannabis, por su utilización en diversas patologías y dolencias, pero también por su creciente protagonismo en la industria alimentaria mundial.

La utilización de estos MRC permite sustituir importaciones costosas y burocráticas, por tratarse de sustancias controladas internacionalmente, facilitando su acceso al sector público y privado, permitiendo a los laboratorios del país mejorar la precisión y calidad metrológica de sus mediciones y, finalmente, contribuyendo al control de calidad de los productos del cannabis en el marco jurídico actual.

La obtención de estos materiales cumple con los requisitos de la Norma ISO 17034:2016 “Requisitos generales para la competencia de productores de Materiales de Referencia”, se inicia con la transferencia del material vegetal, en este caso inflorescencias altas en CBD, por parte de un productor con quien INTI se encuentra vinculado mediante convenio. Continúa con procesos de extracción y purificación desarrollados y optimizados ad hoc para cada cannabinoide. Así se obtiene un lote candidato a material de referencia, del que se determina su identidad, pureza e incertidumbre, asignada mediante Resonancia Magnética Nuclear cuantitativa, un método primario con trazabilidad al Sistema Internacional de Unidades (SI). Posteriormente, el material se fracciona y envasa para someterlo a estudios que den cuenta de su homogeneidad y estabilidad en el tiempo. Es recién entonces que el MRC está listo para su lanzamiento y entrega, acompañado del certificado correspondiente y su hoja de seguridad.

Pero la tarea con los MRC de cannabis no concluye con la distribución de estándares. A partir de la diseminación del lote piloto de THC se inició un relevamiento de los resultados de las mediciones producidas a partir de su utilización en las calibraciones, los distintos métodos empleados y la información que permita la armonización futura de métodos de trabajo naturalmente dispersos en una industria emergente. Estas intervenciones permitirán sentar las bases de la calidad analítica de una naciente industria, tan necesaria en cuestiones de salud y en productos de exportación. Durante el 2023 se finalizará la producción de otros MRC que requiere el sector: THCa y CBDa, y se organizará el primer ensayo interlaboratorio de cannabinoides a través del Servicio Argentino de Interlaboratorios, SAI, con el objeto de mejorar la calidad de las mediciones de cannabis en el ámbito nacional.

La producción pública de estándares es uno de los objetivos del INTI, desde su rol como Instituto Nacional de Metrología, es el máximo referente nacional en el ámbito de las mediciones. En mayo de 2022 el INTI ya entregó el primer lote piloto de tetrahidrocannabinol (THC), el principal componente psicoactivo del cannabis, a diez laboratorios públicos de la Red Argentina de Cannabis Medicinal (RACME).

El INTI se ha organizado a través de un modelo de gestión integral en una Mesa Estratégica de Cannabis y Cáñamo Industrial, MECCI, desde la cual trabaja en prospectiva para una industria que ya cuenta con una Ley de investigación medicinal, la 27.350, en cuyo marco hoy funcionan más de cuarenta proyectos productivos en todo el país. El registro de usuarios medicinales, REPROCANN, ya autorizó a más de cien mil pacientes a cultivar su medicina, y la ley 27.669, con su inminente reglamentación, pondrá en marcha a la industria del cáñamo. Su desarrollo ya despierta prósperas expectativas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *