Mayores exportaciones de carne kosher argentina hacia Israel

A partir de un análisis de vida útil realizado porel Instituto Nacional de Tecnología industrial (INTI), se ampliaron considerablemente los plazos establecidos. Desde marzo los frigoríficos que producen carne kosher podrán aumentarlas exportaciones hacia ese destino.

Exportadores argentinos, nucleados en el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), solicitaron un nuevo estudio de vida útil para que Israel reconsidere los plazos aplicados a la carne kosher.

Dado que este país asignaba solo 45 días de vida útil a la carne argentina refrigerada que ingresaba al país,obligaba a que la mercadería se exportara solo porvía área, lo que encarecía notablemente los costos y descartaba la opción marítima, vía container.

Frente a este panorama, en 2016 comenzó una negociación internacional a través del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) y la Cancillería argentina para avanzar sobre laampliación de los plazos impuestos. Fue entonces cuandoentró en escena el INTI, organismo al quese le encomendó realizar un nuevo estudio de vida útil. Que fue validado por técnicos israelíes asignando85 días a la carne refrigerada: así, se extendió 40 días la vida útil de la carne kosherrefrigerada.

Una vez que el INTI finalizóel informe técnico con los resultados, el SENASA y la Cancillería comenzaron las negociaciones que duraron más de un año. Finalmente, el Primer Ministroisraelí, ReuvenRivlin,anunció la decisión favorable durante la visita oficial que realizó recientementela vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti.

“Estos nuevos plazos posibilitan a los frigoríficos argentinos poderexportar la carne por vía marítimay de esta manera se reducen los costos de logística. Por un lado,permite competir en precios con otros mercados oferentes y, por otro, abre nuevos mercados internacionalesque favorecen a la industria cárnica argentina”, aseguró el director del Centro INTI-Carnes, Javier Echazarreta.

Para llevar adelante este trabajo, Israel solicitó, además del informe técnico del INTI, la documentación respaldatoria del SENASA y del Organismo Argentino de Acreditación (OAA). Por su parte, el Instituto tuvo que garantizar que ellaboratorio del Centro INTI-Carnes en el que se realizó el estudio contaba con los ensayos acreditados, a través del cumplimiento de la norma ISO 17025, de Competencia Técnica en el Laboratorio.

“Países como Australia y Nueva Zelanda vienen trabajando hace por lo menos 15 años en la realización de estudios de vida útil y en la caracterización de su carne como una forma de promocionarla a partir de informes técnicos y científicos. Desde Argentina tenemos que empezar a recorrer ese mismo camino”, remarcó Echazarreta.

Según la Oficina de Estadísticas y Comercio Exterior del SENASA, en 2017 Argentina exportó a Israel 16.386 toneladas por 104.650.000 dólares, posicionándose entre los principales tres destinos de la carne argentina.

Israel es el país que abona la tonelada de carne fresca más cara (tn/miles de US$ de 6,39), debido al valor agregado del proceso kosher, además, se exportan los cortes del cuarto delantero que son los menos valorados por el consumidor argentino.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *