Qué es y cómo se transmite la fiebre hemorrágica Crimea-Congo

Cada cierto tiempo, la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC) salta a los titulares. Se trata de una enfermedad febril leve que puede progresar a un cuadro hemorrágico grave y a menudo mortal.

Cada cierto tiempo, la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC) salta a los titulares debido a casos en España. Según la información de la Dirección General de Salud Pública de la Junta de Castilla y León es una enfermedad febril leve que puede progresar a un cuadro hemorrágico grave y a menudo mortal.

Actualmente se considera una enfermedad emergente en países de Europa oriental y una de las enfermedades trasmitidas por garrapatas con mayor extensión a nivel mundial.

La fiebre hemorrágica Crimea-Congo está producida por un virus del género Nairovirus (familia Bunyaviridae) transmitido por la picadura de una garrapata infectada (las del género Hyalomma son las más eficientes) o por contacto con la sangre y los tejidos de ganado infectado. La transmisión de persona a persona puede producirse por el contacto con fluidos o excreciones de pacientes sintomáticos o por fómites.

FASES Y SÍNTOMAS DE LA INFECCIÓN

La evolución contempla cuatro fases: incubación, prehemorrágica, hemorrágica y periodo de convalecencia. Pero, según la información sanitaria de la Junta, estudios serológicos realizados en países endémicos indican que la infección puede no dar lugar a síntomas.

Por esta razón, ante sospechas se recomienda vigilar periódicamente la temperatura corporal y comunicar a su epidemiólogo de referencia cualquier cambio en su estado de salud.

CÓMO EVITAR EL CONTAGIO

En cuanto a la prevención de las picaduras de garrapata, las autoridades sanitarias, recuerdan la importancia de usar ropa y calzado adecuados durante las salidas al campo, así como transitar por los caminos y utilizar repelentes tanto para las personas como para los animales de compañía.

Por último, la información desaconseja la retirada de las garrapatas con los sistemas tradicionales (aceite, gasolina, cortarlas…) puesto que se consideran de riesgo y facilitan el contagio. Por el contrario, se recomienda su retirada mediante pinzas de boca fina y preferentemente por profesionales sanitarios.

 

Fuente: El Mundo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.