“Todos los Rojos”, la historia detrás de las 227 camisetas rojas del fútbol argentino

Con la excusa de encontrar hasta la última camiseta roja del fútbol argentino, el periodista platense Matías Moscoso teje una investigación en la que además de revelar testimonios alrededor de la pasión más popular desempolva pueblos olvidados, leyendas urbanas y homenajes peculiares: su libro “Todos los Rojos” es una aventura que recorre la historia de los 227 equipos del fútbol argentino que tienen camisetas rojas y las decenas de relatos detrás de cada hinchada.

El mundo futbolero está lleno de anécdotas. Hay una que dice que el equipo inglés Nottingham Forest Football Club fue el primero en el mundo en vestir una camiseta roja y que la elección del color, allá por 1865, fue un homenaje a los Camisas Rojas, el ejército del revolucionario italiano Giuseppe Garibaldi.

Otro mítico relato refiere que, en 1905, uno de los fundadores del Club Atlético Independiente, Arístides Langone, propuso que la casaca del equipo sea roja en homenaje a Nottingham Forest Football, el equipo inglés que, de gira por nuestro país, lo había dejado maravillado por el dominio que tenían de un deporte que ya practicaban hacía más de cincuenta años.

En la actualidad son cinco los equipos afiliados a la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) que visten camisetas rojas, pero no son los únicos. Así lo revela “Todos los Rojos” (Fútbol Contado Ediciones), el primer libro del periodista platense Matías Moscoso, que en un trabajo apasionado revela que en Argentina 227 equipos comparten la locura por el rojo y desmenuza las historias detrás de cada elección, convirtiendo un libro que aparenta ser de fútbol en una investigación que cruza desde Río Gallegos, hasta San Salvador de Jujuy; y desde la costa del Río de la Plata, hasta la Cordillera de los Andes, un sinfín de pueblos, costumbres paganas y homenajes peculiares.

Moscoso no sabía que iba a escribir un libro cuando en octubre de 2020, en plena cuarentena pandémica, decidió correrse de la agenda vinculada al coronavirus que su rutina periodística le exigía y abocarse a escribir sobre el origen de los colores del club de sus amores: Independiente de Avellaneda.

“Encerrarme en casa a hacer esto me sirvió para reencontrarme con algo que me apasiona, el periodismo, la investigación; y este libro, el tiempo que me llevó hacerlo, fue una especie de relevación al día a día”, recuerda en conversación con Télam Moscoso, quien además del futbol es un apasionado de la historia

El vínculo entre Independiente y el Nottingham siempre lo atrajo, y si bien hay una segunda versión que indica que la elección del color surgió porque todos los fundadores del club eran socialistas, él se inclina por aquella que refiere al triunfo del club inglés sobre Alumni, el equipo sensación en el amateurismo argentino de principios del siglo XX.

La historia lo entusiasmó y empezó a delinear los primeros puntos de la investigación con la certeza de que, si detrás de la historia de Independiente había una anécdota tan apasionada, seguramente había otras camisetas rojas en el país que también tuvieran la propia.

“El paso siguiente fue hacer un relevamiento de todos los clubes que hay registrados en el país, son casi 4 mil, relevé uno por uno para ver cuáles usaban camiseta roja y llegué a un listado 227”, explica sobre aquel trabajo que comenzó en octubre del 2020 y cerró en el mismo mes, un año después.
El número no sólo le pareció monstruoso, sino inabordable. Por eso en un momento se propuso solo investigar los clubes centenarios, que eran 23. La decisión no fue la definitiva. La predisposición y entusiasmo de los entrevistados lo alentó, y en el medio de una cuarentena que recién comenzaba a dejar atrás el encierro, comenzó a bucear entre lo desconocido para hallar a representantes de los 227 clubes en cuestión.

“Me fui contactando con todos. No me di cuenta y me subí a una moto que me llevó a hablar con más de 600 personas de distintas partes del país y llegué a todas de formas convencionales y bizarras”, dice entre risas el periodista, rememorando las estrategias que tejió para dar con clubes perdidos en pequeñas poblaciones.

“De los 227 solo hay cinco clubes que están afiliados a la AFA, que son los que compiten en las ligas principales del país”, señala en referencia a Independiente, Argentinos Juniors, Defensores de Cambaceres, Deportivo Español y Deportivo Muñiz, y agrega: “El resto son muy pequeños, humildes, que compiten en ligas regionales de cada provincia. Algunos están en lugares con 20 mil habitantes, quizá son clubes con redes sociales con los que podés contactarte, pero otros son parajes rurales con 300 personas y llegar a ellos es muy difícil”.

Lo difícil no fue imposible. Con la herramienta Street View de Google Maps se situó en aquellos lugares donde no tenía contacto y apeló a la buena predisposición de lo desconocido: “Hacía zoom, me metía por ejemplo a la verdulería del pueblo o la gomería, sacaba el teléfono y llamaba. Al principio se sorprendían y hasta se reían, pero inmediatamente paraban la oreja porque les llamaba la atención y sabían que iban a aportar a que se conozca la historia del pueblo. Así pude abarcar los 227 clubes”, dice orgulloso.

Moscoso repite en varias ocasiones que “el libro va más allá del fútbol” y es cierto. El haber hablado con tantas personas le permitió construir relatos que no sólo refieren a camisetas y clubes, sino al origen de los pueblos, a los primeros inmigrantes, al paso del ferrocarril, a las primeras instituciones.

“El crecimiento de los clubes van de la mano del crecimiento del pueblo”, destaca el autor y en la lectura se descubre un mundo que excede el color rojo. Hay estaciones de tren, hay ciudades, barrios, parques, escuelas, monumentos, hay anécdotas, leyendas urbanas, memorias de los que ya no están, placas conmemorativas y nombres propios de personas que han pasado por clubes donde ha girado mucho más que una pelota de fútbol.

“La primera pregunta que le hice a mis entrevistados siempre fue la misma: ¿por qué la camiseta de tu equipo es roja? Muchos sabían el motivo, pero muchos otros no y ahí empezaba su propia investigación porque no es una información que esté escrita en estatuto, ni que se haya dejado asentada en algún lado. Es parte de la historia que se va compartiendo”, destaca el periodista y rememora que en su haber hay grabaciones con personas de más de 90 años, testigos fundacionales de varios clubs.

En el laberinto de historias, si bien en algunos lugares se repite el homenaje a Independiente, también aparece distinciones al socialismo, al radicalismo, al comunismo y símbolos más autóctonos. En la elección del rojo se celebra a los ladrillos, a la carne, a las frutillas santafesinas, la tierra colorada misionera, al Gauchito Gil y hasta la sangre, como el club Mataderos de Necochea, que según dice la leyenda eligió el color luego que los trabajadores del matadero llegaran a jugar con la ropa manchada de sangre.

El texto está ordenado en ocho capítulos. El primero habla de la historia que inspiró con sus colores al rojo de Avellaneda; el segundo está dedicado a Reformer Atletic Club, del municipio bonaerense Campana, un equipo que existió en la primera década del siglo XX que representaba al extinto frigorífico inglés River Plate Fresh Meat Co. En este capítulo se deja entrever que ese equipo fue el primero que usó una camiseta roja en el país, dado que existió entre 1903-1911, y además se dedican unas líneas a la historia del asado de tira porque en la zona hay quienes dicen que en el lugar se inventó ese popular corte.

Entre el capítulo tercero y el octavo se cuenta la historia de los 227 rojos: los 23 centenarios, los ubicados en territorio bonaerense y porteño, los equipos del corazón del país: Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos, que es el sector que más camisetas rojas tiene; los clubes de la cordillera; los del norte y el sur; y los 71 que se llaman Independiente.

“Al momento de las entrevistas varios entrevistados lloraron emocionados, agradecidos. Una mujer de Jujuy me dijo ‘gracias Matías por acordarte que existimos’ y eso marca que lo que significa para ellos que su club, su pueblo, forme parte de un libro federal”, completa el autor.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *