Tres tendencias en ciberseguridad empresarial para 2022

El borde desdibujado, la llegada de WiFi 6 y la nube se perfilan como las principales tendencias para el próximo año. Un claro foco hacia la automatización y la importancia de incrementar la mirada Zero Trust.

Todas las organizaciones están expuestas a ciberataques, y todos los estudios indican que los delincuentes informáticos seguirán sofisticando sus ataques durante los próximos meses. Además, la pandemia provocó un aumento en la cantidad de incidentes.

Es por esto que las compañías deben intensificar sus esfuerzos para protegerse con el objetivo no solo de no perder dinero ni datos críticos, sino para evitar una crisis en su reputación frente al mercado.

Dado que a escala mundial los ciberataques son el delito de más rápido crecimiento, las compañías deberían prepararse desde ahora de cara al 2022. Algunas tendencias para el próximo año son:

  1. El borde desdibujado

Los “bordes” que definen los límites entre la información interna versus los actores externos de las compañías se están difuminando, y esta situación se hizo más visible cuando los trabajadores tuvieron que empezar a desempeñarse en sus hogares ante el avance del COVID-19. Esto lleva a las compañías a proteger hasta el borde de la casa de sus colaboradores.

“A esta situación se le suma otra: la adopción de tecnologías como Internet de las Cosas (IoT) y 5G hace que ese borde se haga más difuso. En este marco, y a medida que sigan extendiendo su borde, las compañías tendrán el reto de asegurar un entorno mucho más desdibujado y cambiante.” comenta Cristian Rojas, CTO de BGH Tech Partner.

  1. WiFI  6 

El último estándar de certificación de Wi-Fi presenta importantes mejoras de seguridad con respecto al protocolo anterior, y esto es beneficioso tanto para los usuarios, como para los proveedores de los puntos de acceso y administradores de las instalaciones. De todos modos, WiFi 6 permite, entre otras ventajas, el uso de un mayor número de dispositivos a velocidades de comunicación superiores en comparación con su predecesor.

De esta manera, impulsa el uso de realidad virtual, aumentada e IoT.

Es por eso que a nivel corporativo implica que las organizaciones tendrán que proteger estas nuevas tecnologías a medida que las vayan incorporando.

  1. La Nube

La gran mayoría de las empresas emplea la Nube en mayor o menor medida. Si bien es cierto que los proveedores ofrecen servicios de seguridad, lo cierto es que en algunos casos se observan vulnerabilidades, por ejemplo, en los protocolos de autenticación o en el cifrado de datos.

También pueden registrarse configuraciones incorrectas, vulnerabilidades dentro de la red o fugas de datos.

Dado que se sabe que los ciberdelincuentes están cada más vez más al acecho de este tipo de problemas, es fundamental elegir un socio tecnológico que no solo se ocupe del despliegue de la Nube, y la cuestiones vinculadas con la migración, el mantenimiento y la optimización, sino que también cuente en su staff con expertos en seguridad informática capaces de incrementar las medidas para mitigar cualquier amenaza.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.