Inteligencia Artificial: la Cuarta Revolución Industrial

De acuerdo con Marty, estamos frente a la 4.° Revolución Industrial en la que la Inteligencia Artificial (IA) es protagonista, como así también la innovación. “Vivimos la cotidianeidad rodeados de IA y, sin ser conscientes de ello, generamos grandes volúmenes de datos, tanto como individuos conectados, como la producida por los mismos dispositivos que utilizamos”, señaló el técnico de Microsoft.

“Sólo mediante herramientas tales como la IA, el Big data y Machine Learning es posible captar y procesar en tiempo real la gran cantidad de datos”, aseguró.

Por su parte, Gustavo Beliz –director del Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL-BID)– consideró a la revolución 4.0 como “un nuevo escenario productivo” en el que conviven una gran variedad de tecnologías capaces de borrar los límites entre lo físico, lo digital y lo biológico, al tiempo que generan una fusión entre estos tres planos y un cambio de paradigma.

“El análisis de datos y la toma de decisiones en tiempo real impactan positivamente en la eficiencia de toda la cadena de valor y las plataformas digitales permiten ampliar mercados y compartir información con el ecosistema productivo”, explicó el director de INTAL-BID.

La Inteligencia artificial, al servicio del agro

“Estas tecnologías permiten que los productores sean capaces de anticiparse a eventos naturales, enfermedades o plagas para agilizar los procesos y tomar las mejores decisiones”, puntualizó Marty y agregó: “No hay una única herramienta capaz de mejorar la actividad agropecuaria, es una combinación de todas, dado que se complementan”.

Sin embargo, para Ana Inés Basco –especialista en Integración y Comercio de INTAL-BID–, “la IA, el Big Data y la robótica son las tecnologías que tienen mejores perspectivas en el sector agropecuario que permitirán monitorear las producciones, relevar imágenes y realizar una aplicación de insumos eficiente a fin de lograr una agricultura de precisión”.

De acuerdo con la especialista, “la promesa de la IA es permitirle al sector agropecuario duplicar la producción de un modo sustentable y gestionar el negocio de manera más rentable”. Para esto, serán clave la biotecnología, la robótica y tecnologías como la IA, el Big Data, la simulación y la geoestadística.

En esta línea, Beliz fue más allá y aseguró que “al procesar todas las variables, interpretar el contexto, simular escenarios y realizar prospectiva, la IA permite detectar cuál es la combinación de insumos que mejor se adapta a cada necesidad. Así, podremos hacer más eficiente el uso de los recursos escasos y ser más sustentables”.

Marty advirtió sobre la necesidad de “ser prudentes y responsables” para una correcta implementación de la IA. Es que, según Marty, “es una tecnología tan poderosa como compleja que mal interpretada puede ser contraproducente”.

“Es imperante que los organismos estatales de ciencia y tecnología como el INTA, además de las empresas privadas, acompañen a los agricultores en el proceso de implementación de estas herramientas”, señaló al tiempo que destacó la importancia de establecer normas, pautas y validaciones para imposibilitar su mal uso.

En esta línea, Beliz subrayó la importancia del acompañamiento que deben ejercer organismos como INTAL-BID. “Es clave la colaboración con el sector público y académico, al tiempo que es fundamental desempeñar el rol de facilitador, impulsador y agente financiero de la adopción y desarrollo de nuevas tecnologías en América Latina”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *