Adaptan juguetes y juegos para que se transformen en diversión inclusiva

Un grupo de especialistas y voluntarios se reunieron para recibir juguetes donados, reciclarlos, modificar sus estructuras y circuitos, y adaptarlos así según la necesidad de cada niño o niña con discapacidad.

Un grupo de especialistas y voluntarios se reunieron para recibir juguetes donados, reciclarlos, modificar sus estructuras y circuitos, y adaptarlos así según la necesidad de cada niño o niña con discapacidad, que podrá usarlo sin limitaciones.

‘Innovar para Incluir’ es un proyecto social conformado por un grupo interdisciplinario de profesionales que coordina Nahuel González, ingeniero en electrónica especializado en diferentes áreas vinculadas a la salud y a la educación.

González trabaja en particular con cuadros del espectro autista y su vínculo con la educación y las nuevas tecnologías.

En diálogo con Télam, González dijo: “Tenemos dos grandes programas; uno es una red de referentes comunitarios donde hacemos un curso virtual, inicial y gratuito que dura 3 semanas y que le da la posibilidad a los participantes de ser alfabetizadores tecnológicos en torno a las tecnologías para la inclusión social”.

El curso ya tuvo 30 ediciones y participaron 2500 personas de toda Latinoamérica que conforman un mapa de referentes que reciben consultas a lo largo del continente.

El otro programa, relacionado con los juguetes, se llama ‘Jugar es algo serio’ y González contó a esta agencia que allí es donde “se articula el trabajo con la sociedad y la red de referentes, para poder conocer y relevar las distintas necesidades de los usuarios finales, de los centros de día y de las universidades”.

Luego, a través de jornadas que se realizan en clubes de barrios o en universidades como la Universidad de Buenos Aires (UBA), la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), se hacen adaptaciones de diferentes tipos de periféricos o dispositivos que, según González, “tienen por objetivo facilitar el acceso, la comunicación y la autonomía de los usuarios finales”.

Gonzaléz también contó a Télam que, si bien “el foco está sobre los juguetes” porque empezaron a trabajar primero con niños, niñas y jóvenes con discapacidad, también realizan otro tipo de adaptaciones orientadas a los adultos y en ese sentido la app gratuita ISay colabora en la difusión de estas iniciativas ya que permite romper con las barreras comunicacionales a personas con discapacidad y su entorno.

“Apelamos a la comunidad para poder reunir juguetes nuevos o en desuso que funcionen a pila o a batería, es decir que puedan tener sonido, movimiento o luces”, añadió.

A partir de eso, el ingeniero electrónico dijo que “se revisa el estado del juguete y a partir de las necesidades relevadas previamente se piensa en cuál serían los juguetes u otras adaptaciones que se podrían hacer para atender a esa institución, a esa familia o a esos usuarios en particular”.

A su vez, desde ‘Innovar para Incluir’ realizaron convenios con distintas organizaciones para juntar juguetes.

Desde principios de 2017 hasta febrero de este año 2020 realizaron 30 ediciones con jornadas abiertas para toda la comunidad de las cuales participaron mas de 1500 personas y donde se pudieron realizar y entregar en el día -o en las siguientes semanas según informó a Télam González- juguetes a mas de 1200 chicos y chicas con discapacidad.

Fuente: Telam

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *