Cada variedad de cebolla tiene su beneficio para la salud – Parte II

Un equipo multidisciplinario de investigadores estudió el contenido nutricional y las propiedades saludables de las variedades obtenidas por el INTA. Éstos y otros avances en mejoramiento genético se presentan en el 40.° Congreso Argentino de Horticultura.

????????????????????????????????????

Los aportes de cada variedad

En el caso de Cobriza INTA, que proviene de una selección de cebollas valencianas, posee 9,2 % de sólidos solubles y alto contenido de compuestos fenólicos. Se destaca por sus propiedades funcionales como antioxidante, al igual que Valcatorce INTA que también es recomendada para el consumo en fresco por su actividad antioxidante y antiplaquetaria.

En tanto, los bulbos de los cultivares Refinta 20 y Alfredo INTA, aptos para la industria del deshidratado y farmacéutica, registran un contenido mayor de sólidos totales y compuestos organoazufrados.

De hecho, estudios in vitro mostraron que las cebollas de Refinta 20 contribuyen a prevenir la agregación plaquetaria en humanos, condición que le otorga características especiales para la industria farmacéutica. El rendimiento medio es de 40.000 kilos por hectárea y permite mejorar el rendimiento industrial en las plantas deshidratadoras.

Por su parte, los cultivares Navideña INTA y Angaco INTA, sugeridos para el consumo en fresco en ensaladas, se destacan por su menor nivel de pungencia.

La Argentina es uno de los principales exportadores de cebolla fresca y deshidratada de América Latina, con un volumen anual de alrededor de 700.000 toneladas en 16.000 hectáreas. Las provincias de San Juan y Mendoza concentran la producción.

En esta línea, el crecimiento de la oferta varietal resulta una estrategia para aumentar las exportaciones y diversificar la oferta para el mercado interno, en la que trabaja el instituto junto con el sector privado.

De hecho, más del 70 % de las variedades de cebollas elegidas para la producción comercial proviene de programas de mejoramiento genético del INTA.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *