Calentamiento global, el 2019 acumula records de temperaturas

Con récord de temperatura en Europa y el Polo Norte, el año 2019 se encamina a ser uno de los más calurosos de la historia moderna, señal del calentamiento climático provocado por las actividades humanas.

Julio de este año fue el mes más caluroso en el mundo desde que se miden las temperaturas, justo por encima del registrado en el mismo mes en 2016, según datos del servicio europeo Copernicus sobre el cambio climático.

Según Copernicus, julio de 2019 fue un 0,04 ºC más caluroso que julio de 2016, año del récord precedente, marcado por la influencia del fenómeno climático de El Niño.

“Julio es generalmente el mes más caliente del año en el mundo, pero según nuestros datos [el de este año] fue el más caluroso desde que se hacen las mediciones”, declaró en un comunicado el jefe del servicio, Jean-Noël Thépaut.

“Con la continuación de las emisiones de gas de efecto invernadero y el impacto en el aumento mundial de las temperaturas, se seguirá batiendo récords”, dijo Thépaut.

La temperatura registrada en julio representa casi un 1,2 °C por encima del nivel preindustrial, base de referencia de los expertos de la ONU sobre el clima.

La diferencia entre julio de 2019 y julio de 2016 es tan leve que otros organismos que colectan y analizan los datos de forma diferente podrían llegar a otra conclusión, advirtió sin embargo el organismo europeo.

El servicio meteorológico (NOAA) de Estados Unidos todavía no publicó sus conclusiones sobre julio de este año.

Récords en serie en Europa

Europa sufrió dos olas de calor en menos de un mes, una primera excepcionalmente precoz a fines de junio y una segunda muy intensa en julio, donde varios países como Alemania, Bélgica, Holanda y Francia batieron récords.

Francia pulverizó el 28 de junio su récord de temperatura, con 46 ºC registrados en Verargues, en el sur. El anterior era de 44,1 °C en 2003.

En la segunda ola de calor, a fines de julio, fue París la que batió su récord histórico, con una temperatura de 42,6 °C, contra 40,4 °C en 1947.

En el peor momento de esta canícula, el 25 de julio, varios países europeos registraron récords de calor: Alemania (42,6 °C), Bélgica (41,8 °C), Luxemburgo (40,8 °C), Holanda (40,7 °C) y Reino Unido (38,7 °C).

Las olas de calor a repetición son un síntoma sin equívoco del calentamiento del planeta, incluso si los científicos son reticentes a atribuir al cambio climático cualquier acontecimiento meteorológico extremo específico.

Polo Norte

Según Copernicus, las temperaturas estuvieron por encima de las normales en Alaska, Groenlandia y partes de Siberia, así como en Asia central y en algunas regiones de la Antártida.

A mediados de julia, el termómetro alcanzó 21 °C en Alert, el lugar habitado más septentrional del mundo, a menos de 900 km del Polo Norte, estableciendo un “récord absoluto” de calor para esta base militar canadiense.

Los últimos cuatro años han sido los más calurosos de la historia moderna en el mundo, según la ONU.

Con +1,2 °C, el año 2016, marcado por El Niño ocupa por el momento el primer lugar, delante de 2015 y 2017.

Y 2019 va camino a sumarse al selecto grupo de los cinco años más calurosos, según la organización meteorológica mundial.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *