Chagas: Más de 1 millón y medio de argentinos están infectados

Más de un millón y medio de argentinos se estima que están infectados por el parásito que causa la enfermedad de Chagas y la cifra representa el 20 por ciento del planeta, mientras que se advierte sobre falencias en la implementación de políticas públicas para contrarrestarla. Así lo indica un informe de la Asociación Civil por la Igualdad y Justicia (ACIJ), sobre la enfermedad que tiene riesgo de contraerla en la Argentina, según se calcula, unas siete millones de personas, principalmente niños. A pesar de tratarse de una enfermedad endémica y de las exigencias de leyes nacionales e internacionales, según ACIJ “las falencias que presentan las políticas públicas destinadas a controlarla la convierten en una grave problemática de derechos humanos que afecta principalmente la vida, la integridad y la salud de las personas más pobres del país”. La enfermedad de Chagas puede generar complicaciones en el sistema digestivo y en el sistema nervioso, mientras 300.000 personas presentan cardiopatías vinculadas a la enfermedad y en Argentina, la mortalidad por este motivo ronda los 1200 casos anuales. A pesar de tratarse de una enfermedad endémica y de las exigencias de leyes nacionales e internacionales, según ACIJ “las falencias que presentan las políticas públicas destinadas a controlarla la convierten en una grave problemática de derechos humanos que afecta principalmente la vida, la integridad y la salud de las personas más pobres del país”. La enfermedad de Chagas puede generar complicaciones en el sistema digestivo y en el sistema nervioso, mientras 300.000 personas presentan cardiopatías vinculadas a la enfermedad y en Argentina, la mortalidad por este motivo ronda los 1200 casos anuales.
En la Argentina el estudio para detectar el Chagas en embarazadas es obligatorio, pero no siempre se cumple, y una importante sector de la población con la enfermedad, a causa de la falta de seguimiento, no se diagnostica y tampoco recibe tratamiento adecuado.
El chagas puede no dar síntomas tempranos, pero en el largo plazo puede tener complicaciones cardiacas irreversibles, por lo que es importante el diagnóstico y tratamiento en la infancia. Las diferentes agencias internacionales que promueven la salud y la Secretaría de Salud de la Nación coinciden en cuáles deben ser las acciones necesarias para enfrentar la enfermedad: implementar políticas públicas centradas en la detección, garantizar el tratamiento temprano de la transmisión congénita, así como el control de la vinchuca para reducir la transmisión vectorial. En ese sentido, se requiere la implementación de políticas públicas que incluyan la producción de estadísticas para un diseño adecuado; la vigilancia epidemiológica y el rociado químico en todas las zonas de riesgo; la realización de análisis serológicos a personas embarazadas y niñas/os; la atención oportuna y apropiada a la salud y a la vivienda de las personas afectadas; y el fortalecimiento de las actividades de capacitación de los equipos de salud provinciales, de autoridades y de otras áreas relacionadas con la temática. También, la entidad señala que el Estado debe promover la educación, la investigación científica y la difusión masiva sobre la infección por el parásito que causa la enfermedad, así como su prevención y control.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *