China construirá durante los próximos años una base habitable en la Luna

China construirá durante los próximos años una base habitable para fines científicos en la Luna, desde donde se investigará la explotación de recursos naturales y se recogerá información para posibles misiones similares en Marte, informó el diario oficial China Daily.

El plan para construir la base lunar fue revelado este martes -en el marco del Día del Espacio de China- con un video en el que se muestra un prototipo de la base, con varias cabinas interconectadas, una atmósfera respirable e instalaciones alimentadas por energía solar.

Si bien no se precisó la fecha en la que esta base estaría operativa, en comunicados previos las autoridades del país asiático habían manifestado su intención de enviar astronautas a mediados de la década del 2030.

Por otro lado, el gigante asiático pondrá en órbita “en torno a 2020” una serie de satélites, entre ellos uno para integrar la misión Smile (que realiza en conjunto con Europa), que estudia la interacción entre el viento solar y la mangetósfera terrestre, informó Wang Chi, director del Centro de Ciencia Espacial de China subordinado a la Academia de Ciencias de China.

El obejtivo de esta misión es estudiar las subtormentas magnetosféricas con el fin de entender mejor el impacto de las actividades solares sobre el ambiente de la Tierra y el clima espacial, explicó Wang, citado por la agencia Xhinua.

La Sonda Einstein también figura entre los nuevos satélites y se dedicará a descubrir los cuerpos celestiales que emiten rayos X durante los cambios feroces, así como agujeros negros “dormidos” con breves radiaciones de alta energía.

Los satélites también incluyen el Observatorio Solar Avanzado Espacial (ASO-S) y al Monitor de todo el firmamento de la contrapartida electromagnética de onda gravitacional (Gecam).

El primero ayudará a los científicos a entender la causalidad entre los campos magnéticos, estallidos y eyecciones de masa coronal, y el segundo tiene como objetivo buscar señales electromagnéticas asociadas con las ondas gravitacionales.

En tanto, la Misión de Observación de Ciclo de Agua (WCOM) se convertirá en el primer satélite del mundo dedicado a ayudar a los científicos a entender el ciclo de agua en la Tierra por mediciones simultáneas y rápidas de parámetros clave, como la humedad del suelo, la salinidad del océano y la evaporación de la superficie del oceano, destacó Wang.

La Exploración de Acoplamiento de Magnetosfera-Ionosfera-Termosfera (MIT) también está en el grupo de satélites, y se destinará a investigar el origen de iones de flujo ascendente y su mecanismo de aceleración, así como a buscar el mecanismo clave para el acoplamiento de la magnetosfera, la ionosfera y la termosfera.

China emergió en los últimos años como un competidor en la carrera espacial de la que participan Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia, aunque aún experimenta un desarrollo desequilibrado en la investigación de la ciencia espacial, la tecnología y la aplicación.

Según la agencia oficial, se espera que los nuevos satélites de ciencia espacial promuevan el progreso en este campo.

El programa espacial chino mandó su primera sonda lunar, la Chang E 1, en 2007 y en 2013 logró su primer alunizaje con la Chang E 3, ambas misiones no tripuladas.

A finales de este año tiene previsto lanzar la Chang E 4, bautizada “Queqiao” (Puente de las urracas, en mandarín), que se convertirá en la primera nave tripulada en descender en la cara oculta de la Luna.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *