Científicos chinos fabrican tornillos con seda para estabilizar los huesos del cráneo

Un equipo de científicos chinos realizó un experimento en el que logró extraer proteínas de capullos de gusanos de seda para fabricar tornillos para estabilizar los huesos del cráneo en una cirugía cerebral.

Investigadores de un laboratorio en Shanghai extrajeron proteínas de seda de los capullos del gusano de seda Bombyx mori y las convirtieron en dispositivos de fijación como tornillos y bandas de unión.

Después de años de experimentos con animales como roedores y conejos, los investigadores mejoraron las propiedades de los dispositivos de seda y lograron que tengan mayor fuerza y resistencia, por lo que esperan completar lo ensayos clínicos dentro de tres a cinco años.

La investigación, fue publicada como una historia de tapa en el último número de la revista científica “Advanced Healthcare Materials” y fue dirigida por el profesor Mao Ying, vicepresidente del Hospital Huashan de la Universidad de Fudan, y Tao Hu, investigador del Instituto de Microsistemas y Tecnología de la Información de Shanghai, informó Xinhua, citada por EFE.

Mao explicó que en el pasado los tornillos estaban hechos de materiales metálicos, lo que probablemente causaba sensaciones de cuerpos extraños e incomodidad en los pacientes.

Además, los materiales metálicos corren riesgo de infección y rechazo inmunológico, lo que significa que algunos pacientes deben someterse a segundas cirugías.

“En comparación con los materiales metálicos o químicos, los dispositivos de seda tienen una excelente biocompatibilidad que no induce ninguna reacción de cuerpo extraño y una degradación controlada sin generar residuos peligrosos”, aclaró Tao.

Los dispositivos de seda desarrollados por los investigadores también incluyen una película con forma de chip en la que se puede envolver la medicina.

Con la degradación de las proteínas de seda en el cerebro, se liberará el medicamento que se encuentra en el interior para tratar la inflamación y sanar un tejido lesionado.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *