¿Cómo proyectar un futuro sin limitaciones para los niños con autismo?

En el programa de radio Modo Avión que se emite por FM Concepto, la Dra. Andrea Abadi, Directora del Área de Neurodesarrollo y Condición del Espectro Autista del Centro Cites Ineco, conversó con Pablo Sigal y Mario Esman acerca de lo importante que resultan el diagnóstico temprano y un adecuado tratamiento interdisciplinario para favorecer la autonomía y mejorar la calidad de vida de las personas con esta condición. 

Para saber si es necesario hacer una consulta, la experta sostiene que hay que prestar a atención a si un niño tiene “falta de comunicación y de deseo de comunicarse, la otra es que tengan intereses restringidos, son especialistas en un tema sin que eso les sea funcional. Por ejemplo, en cálculos matemáticos y no pueden ir a un quiosco a comprar porque no entienden como funcionan los billetes”. Además agregó que quienes padecen la condición del espectro autista sufren alteraciones sensoriales intensas. “Muchas veces se desregulan frente a un sonido, a la etiqueta de una remera o por la costura de las medias”, explicó.

A partir de los 12 meses hay “indicadores precoces” y se pueden detectar signos de la enfermedad. Sin embargo en la edad “en la que más síntomas aparecen es entre los 2 y los 3 años”, detalló Abadi.

La importancia del diagnóstico temprano

Cabe destacar que la Condición del Espectro Autista acompañará a las personas durante toda su vida, pero con el apoyo adecuado, podrán encontrar un lugar de inserción social, educativa, laboral y familiar. En este sentido, el Dr. Facundo Manes indicó: “En la medida en que comprendamos más y mejor lo que es la Condición del Espectro Autista, se podrá lograr una mayor integración social, con mayor tolerancia y sin prejuicios. Sin un diagnóstico, alguien con esta condición no puede recibir la intervención especializada y la educación que se necesita para desarrollar o aprovechar al máximo sus habilidades. Cuanto antes se haga el diagnóstico, mayores serán las posibilidades de recibir la ayuda y el apoyo adecuados”.

La Dra. Abadi añadió que la plasticidad del cerebro infantil les ha permitido observar cambios conductuales en gran cantidad de niños. “Esta capacidad de modificación avala e impulsa nuestros esfuerzos para llegar más temprano al diagnóstico acertado”, concluyó.

COMPARTIMOS LA ENTREVISTA COMPLETA.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *