Con biopreparados, las plantas se mantienen sanas y vigorosas

Para combatir plagas o enfermedades de jardines y huertos, especialistas del INTA recomiendan armar un botiquín verde con diversos preparados caseros. Tierra de diatomea, infusión de ajo, polvo de hornear, preparados lácteos, ceniza de madera y la inclusión de aromáticas son algunas de las alternativas para un manejo sostenible.

Frente a una creciente demanda de técnicas que aseguren el manejo sustentable tanto de las plantas del jardín como de los cultivos de los huertos, desde el INTA destacan una serie de biopreparados basados en el principio de la biodiversidad a fin de mantener la sanidad y vigorosidad vegetal. La medicina ecológica, una aliada en jardines y huertos.

Verónica Monsutti –técnica del INTA Pergamino, Buenos Aires– consideró la biodiversidad como una herramienta que debe cultivarse día a día por los jardineros y huerteros. “La multifactoriedad de especies vegetales, texturas de hojas, alturas, floraciones escalonadas, combinación de aromas que expiden ciertos vegetales son aliados para mantener a un jardín en perfecto estado sanitario”, reconoció.

En esta línea, explicó que “la jardinería orgánica se basa en técnicas para combatir plagas y enfermedades mediante la utilización de preparados de la medicina ecológica que son naturales y no dañan el ambiente”. Y agregó: “Todo eso busca alterar el comportamiento de ciertas plagas animales y permite que insectos benéficos busquen refugio para completar sus ciclos de vida”.

A su vez, destacó como alternativa la inclusión de especies que, por su olor, alteren el comportamiento normal de ciertas plagas, como así también alimentar al suelo con productos orgánicos, como el compost, abonos de lombriz, harina de hueso o resaca de los ríos, entre otros.

“El primer paso es poder identificar la plaga que daña nuestras plantas”, señaló María Eugenia Sticconi –especialista en arquitectura del paisaje del INTA Pergamino, Buenos Aires–. Para esto, recomendó observar toda la planta, identificar el grupo de insectos, ácaros y otros invertebrados que están afectando nuestro jardín o huerto o bien si se trata de alguna enfermedad.

“También es importante considerar los factores de estrés tales como heladas o corrientes de aire frío en plantas de interior, quemaduras de sol, principalmente en plantas de semi sombra, deficiencias de nutrientes, PH inadecuado o déficit de agua y oxígeno por tener un sustrato inadecuado o viejo, entre otras”, indicó Sticconi.

De acuerdo con Monsutti, las principales plagas que afectan las plantas ornamentales son las cochinillas, los pulgones, la mosca blanca y los trips. También están las orugas defoliadoras, los minadores de la hoja, los taladros, las hormigas, las babosas y los caracoles.  

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *