Becario del CONICET premiado por innovación informática aplicada al estudio de la biodiversidad

La distinción fue otorgada por GBIF, importante iniciativa científica internacional de datos abiertos destinada a hacer accesible la información sobre biodiversidad generada a nivel global.

El becario doctoral Marcos Daniel Zárate, del Centro para el Estudio de los Sistemas Marinos (CESIMAR-CONICET) de Puerto Madryn y de la Universidad Nacional del Sur (UNS), ha sido nombrado como uno de los dos ganadores del Premio Jóvenes Investigadores 2019 otorgado por la Global Biodiversity Information Facility (GBIF). También se desempeña como profesor asistente en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

La investigación de Zárate explora el uso de las tecnologías de la Web Semántica y los datos abiertos vinculados para mejorar la calidad e interoperabilidad de los datos. Al crear un marco rico en datos para establecer y explotar las interrelaciones entre los conjuntos de datos y las aplicaciones, la Web Semántica hace que sea más fácil para los humanos y las máquinas reutilizar y consultar datos utilizando aplicaciones, vocabularios y ontologías compartidas a través de los límites de la comunidad.

Las investigaciones que Zárate está llevando a cabo tienen su énfasis en mejorar la calidad de los datos e integrar información heterogénea. El próximo año, trabajará con GBIF Argentina para crear prototipos de técnicas semánticas para detectar y corregir problemas geoespaciales en datos marinos mediados por GBIF del Atlántico Sur.

GBIF es una infraestructura científica de datos abiertos (open-data) financiada por los gobiernos del mundo, y destinada a proporcionar a cualquier persona desde cualquier lugar del mundo, acceso a información sobre los seres vivos que habitan la Tierra. Coordinada a través de una Secretaría Internacional ubicada en Copenhague, se estructura como una red de países y organizaciones internacionales. Proporciona a los proveedores de datos de todo el mundo estándares comunes y herramientas de código abierto que les permiten compartir información sobre dónde y cuándo se ha encontrado una determinada especie. Actualmente, la red de GBIF está formada por 58 países, 38 organizaciones y 1.339 proveedores de datos.

“Promover el uso de ontologías y la Web Semántica como herramienta para los científicos es crucial para generar nuevos enfoques para la informática de la biodiversidad”, dice Zárate.

Después de convertir los datos de la red GBIF al Marco de descripción de recursos, o RDF, un formato clave para datos abiertos vinculados, Zárate buscará implementar controles de calidad automatizados e integrar datos mediados por GBIF con una gama más amplia de contenido, servicios y sistemas.

Los recursos externos como Linked GeoData, GeoNames y GeoSPARQL hacen posible verificar y mejorar la precisión geográfica y la coherencia de las ocurrencias con información de localidad inadecuada. Integrado en un marco semántico, los datos convertidos podrían conducir a una mayor integración entre la investigación entre dominios que se extiende a través de diferentes contenidos y sistemas.

“Espero que la investigación de Marcos pueda conducir a una integración más amplia entre proyectos interdisciplinarios y en diferentes contenidos y sistemas”, dijo Mirtha Lewis, investigadora principal del Centro Nacional Patagónico (CENPAT-CONICET), directora de tesis de Zárate y Coordinadora del nodo de OBIS Argentina (ArOBIS).

Dado que GBIF ya está aumentando su integración de datos de presencia, reutilización y cita de datos, tratamientos taxonómicos, investigaciones publicadas e información sobre investigadores, observadores, recolectores e identificadores individuales, la investigación de Zárate también puede sugerir formas de vincular más aspectos impulsados por la ontología y el vocabulario actualmente oculto dentro de los datos, incluidas las redes alimentarias, el uso económico, las medicinas tradicionales y las especies invasoras.

“Al mejorar los controles de calidad en el ciclo de vida de los datos, la investigación interdisciplinaria de Marcos combina tecnologías de la información y biología para mejorar nuestro conocimiento y comprensión de los datos”, apunta Renato Mazzanti, coordinador de la Unidad de Gestión de Información del CCT CENPAT-CONICET.

El jurado del premio, liderado por el vicepresidente del comité científico de GBIF, Anders G. Finstad, de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU), destacó el objetivo común de GBIF y Zárate de vincular datos heterogéneos, llamando al estudio “teóricamente bien desarrollado” y “probable tener un impacto de largo alcance en la comunidad científica.”

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *