Destacan la necesidad de educar en la conservación de los suelos

Se trata de un recurso estratégico para la Argentina, y por ello es fundamental preservar su buena salud. Para crear conciencia al respecto, tres docentes de la FAUBA comentan las actividades que llevan adelante tanto desde la docencia en aulas y otros ámbitos, como con productores a campo.

Por: Pablo A. Roset

En relación con el Día Nacional de la Conservación del Suelo, que en nuestro país se celebra todos los 7 de julio, Diego Cosentino, docente de la cátedra de Edafología de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA), junto con Celio Chagas y Oscar Santanatoglia, docentes de la cátedra de Manejo y Conservación de Suelos de esa Facultad, advirtieron sobre la necesidad de profundizar en la educación para conservar este recurso fundamental. En este sentido, presentaron el abanico de tareas que, desde la Facultad, llevan a cabo en docencia, en extensión a la comunidad y a campo con productores.

“Hoy, muchos científicos dicen que el recurso suelo es tan importante como el aire o el agua. El tema es que éstos son más visibles porque los necesitamos directamente, mientras que el suelo es menos ‘tangible’ porque lo requerimos indirectamente a través de los alimentos, por ejemplo. Esto es preocupante porque cada vez hay menos suelos disponibles; las ciudades crecen y el cemento, al ‘tapizarlos’, los invisibiliza. Es decir, paradójicamente, se pierde el contacto con los suelos justo cuando es imprescindible lo contrario. Debemos ‘popularizar’ la ciencia del suelo, y eso se logra, entre otras cosas, a través de la educación”, afirmó Diego Cosentino, quien también es vicepresidente de la Asociación Argentina de la Ciencia del Suelo (AACS).

Como un eco del razonamiento de Diego, Oscar Santanatoglia, quien es Profesor Emérito de la UBA, le dijo a Sobre La Tierra: “Los recursos naturales, incluyendo los suelos, son frágiles y por eso estoy convencido de que es esencial educar a la sociedad para preservarlos. En todos los niveles, desde el primario hasta el universitario. Se necesita concientizar a nivel social brindando información continua y calificada acerca del cuidado del ambiente”.

En el marco del Día Nacional de la Conservación del Suelo, Santanatoglia destacó las tareas que la FAUBA viene desarrollando desde hace 17 años en el Plan de Manejo de Suelos, junto con la Municipalidad de Daireaux, en la provincia de Buenos Aires. Ante el gran crecimiento de la agricultura en la región, este plan está destinado a mejorar el manejo y la conservación de sus suelos.

“A lo largo de todos estos años, el Plan de Manejo de Suelos, único en su tipo a nivel nacional, pasó por numerosas gestiones y administraciones, con un crecimiento sostenido. Hoy ya hay más de 200 productores y 67.000 hectáreas manejadas dentro del plan, y podemos decir que con el simple hecho de rotar los cultivos estamos manteniendo y hasta aumentando el nivel de materia orgánica de los suelos de la región. Esto demuestra el valor de sostener el esfuerzo en el tiempo, mejorando la calidad de vida de los habitantes de Daireaux”, sostuvo Santanatoglia.

Desde su perspectiva, Celio Chagas, profesor a cargo de la Cátedra de Manejo y Conservación de Suelos, puntualizó que: “Es muy importante conservar el suelo como factor ecosistémico. Es un recurso natural finito y no renovable que presta servicios ambientales como el ciclado de nutrientes para las plantas, o ser sustrato para que crezcan los vegetales, o funcionar como filtro y buffer de sustancias tóxicas, además modular la dinámica del agua y los solutos. A través de estos servicios, el suelo ayuda al bienestar del planeta y de la sociedad. Por eso, es básico fortalecer este punto desde la educación”.

Docencia y conservación

“El mejor negocio es conservar y educar. En nuestra cátedra enseñamos a planificar el uso de la tierra a los alumnos de las carreras de Agronomía y de Ciencias Ambientales. En ambos casos, el eje es el manejo y la conservación de los recursos naturales, con énfasis especial en el suelo. Y el mensaje común es que conservar y mejorar el suelo permiten producir más y mejores bienes como también aseguran la provisión de los servicios ecosistémicos que señalé anteriormente”, aseguró Chagas, quien además es director de la Maestría en Ciencias del Suelo en la Escuela para Graduados de la FAUBA.

A su vez, Santanatoglia hizo foco en las actividades docentes relacionadas con el Plan en Daireaux, y comentó que en 2009 se creó en esa localidad el Centro Regional Universitario donde se dictan la Tecnicatura en Martillero y Corredor Público Rural (FAUBA), de la cual él es director, y distintos cursos de capacitación técnica. “Estas iniciativas educativas están contribuyendo a reducir la migración hacia las ciudades y a brindar una cantidad mayor de oportunidades a los jóvenes que buscan formarse profesionalmente”.

Y añadió que, en la actualidad, la Facultad de Agronomía de la UBA también oficia de tutora del Colegio Secundario CEPT Nro. 27, de Arboleda, Partido de Daireaux, donde la Cátedra de Manejo y Conservación de Suelos lleva adelante charlas, cursos, talleres y diversas actividades con los estudiantes, además de articular pasantías con el INTA Pergamino.

Los suelos van a al colegio

“Entre la AACS y la FAUBA obtuvimos financiamiento de proyectos UBANEX para actividades de extensión a la comunidad. En el primero, que ya finalizó, desarrollamos la técnica para extraer monolitos de suelo. Es decir, sacamos ‘columnas’ intactas de suelo, como si usáramos grandes sacabocados. Esas columnas mantienen la estructura natural del suelo, que queda preservada con métodos especiales para que la comunidad, en general, y los alumnos en particular, puedan verla, tocarla, sentirla y entender sus propiedades”, explicó Cosentino.

En este sentido, Diego comentó entusiasmado: “Al conservarlos de esa manera los podemos poner donde sea, desde una pared de un laboratorio, un hall de exposición o un aula. Tenemos 5 extraídos de los campos de la universidad y ya acordamos con las autoridades del Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia —CABA—, donde pasan miles de alumnos y alumnas del secundario, exponerlos varios meses para que desde chicos nos sensibilicemos con el recurso suelo. De hecho, es muy probable que pocos se hayan metido en un pozo para contemplar detenidamente un suelo”.

Además de señalar que los monolitos también van a estar expuestos en la FAUBA, Cosentino adelantó que en su 2do proyecto UBANEX, con el apoyo de la AACS y EscuelAgro (Secretaría de Agroindustria), tienen pensado llevarlos a escuelas agropecuarias de todo el país. “Queremos enseñar la metodología para obtener monolitos, ya que creemos que lo ideal es que cada escuela pueda hacer uno del suelo de su propia escuela o de la zona, y que los puedan tener presentes en el día a día de sus estudios. Estamos muy motivados en esto de ir y mostrar escuela por escuela nuestros monolitos”, finalizó.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *