En el Hospital Fernández reciben entre 300 y 400 intoxicados de cocaína por año

Carlos Damin, jefe de Toxicología del centro de salud porteño, observó que se incrementó “el consumo de sustancias a lo largo de la pandemia”, pero en cuanto a la cocaína aclaró que “no estamos recibiendo más pacientes que lo que frecuentemente recibimos”.

El jefe de Toxicología del Hospital Fernández, Carlos Damin, afirmó este jueves que reciben “entre 300 y 400 intoxicados de cocaína por año” en ese centro sanitario porteño y consideró que posiblemente la sustancia que se utilizó para adulterar la cocaína y hasta el momento produjo 20 muertes y 49 internaciones en la provincia de Buenos Aires es un “derivado de opioides”.

“Ayer cuando vimos la sintomatología de los pacientes, desde el servicio nos comunicamos con la gente de los hospitales que tenían a los internados. Juntos pudimos deducir que era posible que fuera un derivado de un opioide”, dijo este jueves Damin.

El especialista observó que se incrementó “el consumo de sustancias (estupefacientes) a lo largo de la pandemia”, pero en cuanto a la cocaína aclaró que “no estamos recibiendo más pacientes que lo que frecuentemente recibimos”.

En este sentido, precisó que en el hospital Fernández se reciben “entre 300 y 400 intoxicados de cocaína por año” y consideró que “la cocaína está bastante estabilizada en los últimos años” respecto a casos de gravedad que demanden internación.

Al evaluar la situación registrada el miércoles en varios distritos bonaerenses, que llevó a declarar la alerta epidemiológica, Damin explicó que la sintomatología de los opioides produce “un cuadro muy característico que es depresión respiratoria, depresión progresiva del sensor, es decir la gente empieza con sueño y termina en coma”.

“Esto es lo que estaba pasando con estos pacientes (internados en la jornada del miércoles) y por eso lo tomamos como hipótesis”, sostuvo el toxicólogo y agregó que por dicha razón “se lo trató con un antídoto de esta sustancia y dio resultado”.

“Desde la medicina uno confirma que esto es un opioide. Pero después los químicos tendrán que determinar exactamente cuál era la sustancia involucrada”, señaló.

El jefe de Toxicología del Hospital Fernández indicó que “definitivamente la cocaína en nuestro país tiene muy poca pureza, raramente supera el 30 o 40%”, pero se mostró sorprendido sobre la posibilidad de que se haya utilizado un opioide para reducirla, y así abaratar su costo, porque es “mucho más caro que la cocaína”.

“No parece algo casual, sino dirigido”, evaluó.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.