INTA puso a disposición su red de acceso libre para la información científica

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, a través del INTA Digital, puso a disposición su red de acceso libre para la información científica y los datos primarios generados en la institución.

Se trata de un repositorio institucional y biblioteca digital que busca compartir el conocimiento obtenido en todas las unidades que tiene el organismo en el país.

Con este proyecto el INTA consolida una red de datos propia que interconecta las más de 400 unidades de investigación y extensión distribuidas en todo el país.

Nicolás Tripaldi es licenciado en bibliotecología y documentación y, desde hace más de un año, trabaja en el desarrollo del repositorio institucional INTA Digital, en el marco de la Gerencia de Gestión de la Información del instituto.

“La Argentina fue pionera en el acceso libre a la información científica”, destacó: “Con este proyecto queremos fomentar el acceso abierto y gratuito a toda la información científica generada en el marco de nuestra institución y financiada con fondos públicos”.

Así “con este nuevo servicio de información apostamos a la búsqueda intuitiva, con una interfaz amigable, que permite la búsqueda por autor, título, tema, colecciones o unidades”, describió Tripaldi.

“Además, se puede consultar desde cualquier dispositivo móvil”, agregó.

Promovida por la Secretaria de Gobierno de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, la ley de acceso libre a la información científica obliga a las instituciones nacionales de ciencia y técnica a publicar las investigaciones en repositorios digitales.

En América Latina, la Argentina fue el primer país que aprobó la ley nacional de repositorios digitales.

Con más de 3300 documentos procesados, el repositorio institucional del INTA es sustentado por más de 20 bibliotecarios –que trabajan en las estaciones experimentales de todo el país– que hoy forman parte del equipo como curadores de datos.

“INTA Digital brinda servicios como cualquier otra biblioteca”, señaló Tripaldi y sostuvo que “en este caso hablamos de objetos digitales que se pueden compartir por correo electrónico, por redes sociales, se pueden descargar”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *