La artista Alicia Herrero propone una reflexión sobre la macroeconomía

En “Algo(de)ritmos, instrumentos, mutaciones”, la artista utiliza gráficos, papers académicos y estadísticas suministradas por prestigiosos organismos internacionales.

En un intento de vincular el mundo de las estadísticas y la mirada macroeconómica con las Bellas Artes y la vida cotidiana, “Algo(de)ritmos, instrumentos, mutaciones” de Alicia Herrero, que se exhibirá hasta el 24 de mayo en la galería Herlitzka + Faria, plasma lo intangible de las cifras en lo más material de la obra artística.

En una veintena de obras, Herrero transforma el universo puro y duro de gráficos que abruman en pinturas sobre madera y tela, esculturas, acuarelas, intervenciones sobre los muros de la sala y ensamblajes.

“Desde su exposición Mi botín en el Centro Cultural Rojas en 1997, Alicia Herrero aborda en sus obras, con múltiples medios, las relaciones entre arte y capital, el expolio colonial, la concentración económica, la distribución desigual de la riqueza y el desarrollo de tecnologías de poder que operan en la producción de representaciones, jerarquías de valor y subjetividades”, define Fernando Davis en el texto curatorial.

En “Algo(de)ritmos, instrumentos, mutaciones” la artista se vale, entre otros insumos, de gráficos, papers académicos y estadísticas suministradas por prestigiosos organismos internacionales, como Swiss Federal Institute of Technology, que publica un estudio anual sobre la distribución de la riqueza global.

La obra emblemática de la muestra, “Movimiento para deshechizar un paisaje”, fue ideada a partir de un diagrama que representa al grupo de corporaciones que controlan el mayor flujo de capital mundial (realizado desde un algoritmo descubierto por un biólogo), a partir del cual la artista crea una pintura monumental. Así, transforma ese algoritmo que evidencia la concentración del flujo de capital de 147 corporaciones en una especie de galaxia hipnótica.

La artista indaga en la historia del arte, en los géneros de la pintura y explora obras icónicas como Rotoreliefs de Marcel Duchamp y Los embajadores de Hans Holbein.

De esta forma, “Movimiento para deshechizar un paisaje” está integrada por cuatro pinturas que vinculan los Rotoreliefs con el diseño del algoritmo que representa la estructura del conglomerado de empresas que concentran el mayor flujo de capital a escala global.

La muestra también incluye “Cotidianomía y Vanitas”, sutiles esculturas sobre soportes de hierro creadas a partir de gráficos y algoritmos del mundo de la economía y las finanzas. Los ensamblajes también tienen fragmentos de gráficos, como jirones de tela que la artista define como fragmentos de la inequidad.

Artista multifacética, Herrero recibió el Premio Nacional a la Trayectoria Artística 2021, el Primer Premio Fundación Fortabat 2019 y el Primer Premio Nuevos Soportes e Instalaciones 103º SNAV 2014.

Desde los años 80 su obra integra numerosas exposiciones nacionales, internacionales y publicaciones. En los años 90 realizó exposiciones individuales en el Centro Cultural Recoleta, Espacio Giesso, El Rojas, Fundación Banco Patricios y el ICI. Recientemente expuso en Las formas de la economía o la economía de las formas, Museo del Banco Central / BienalSur (2021); Inventar a la Intemperie, Parque de la Memoria (2021); Crear mundos, Fundación PROA (2020-2021), Tácticas Luminosas, Fundación Fortabat (2019); Escenas sobre un Tribunal, Parque de la Memoria (2019); It´s the Political Economy, Stupid, en Austrian Cultural Forum New York (2012) y en la VIII Bienal do Mercosul, Porto Alegre (2011), entre otras. Su obra integra colecciones de instituciones públicas y privadas argentinas e internacionales.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.