La optometría como disciplina

El optómetra es un profesional independiente de la salud, que está especialmente formado para atender los problemas funcionales de la visión.

El profesional trata defectos refractivos, problemas en el enfoque y en los movimientos de los ojos, y pesquisa posibles patologías que requieren de intervención médica, como alteraciones en las estructuras del globo ocular o sistémicas en general.

Por ello, a nivel mundial, el optómetra se encentra en el primer nivel de atención de la pirámide de la salud, dado que su función es la promoción de la salud visual y ocular y la prevención de condiciones que no pesquisadas a tiempo, pueden tener un daño irreversible en los ojos y por consiguiente en la calidad de vida de las personas.

El medico oftalmólogo en cambio, es un médico que se ha especializado en las enfermedades de los ojos, y por eso no está presente en los centros de atención primaria, sino que trabaja en el segundo nivel de atención, o sea, en aquellos hospitales que poseen especialidades.

El trabajo en equipo entre el optómetra y el oftalmólogo es doblemente beneficioso: primero para la gente, porque aumenta la accesibilidad de la población al cuidado visual primario, a través de la presencia del optómetra en la salita del barrio.

En segundo lugar, para el Estado, porque el optómetra tiene la función primordial de pesquisar a tiempo para prevenir, lo que reduce en forma sustancial los costos en salud que se necesitan para abordar la recuperación de enfermedades que, además, pueden provocar daños irreversibles que afectan la calidad de vida de las personas y esto impacta también sobre la productividad del país.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *