“La realidad socieconómica impacta más en VIH que en Covid-19”

La especialista en Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile dialogó sobre la panorámica de la región frente a estas dos pandemias.

El impacto de la realidad socioeconómica en las personas que viven con VIH -en relación a su acceso al testeo, tratamiento y calidad de vida- es mayor que en aquellas que tienen Covid-19, aunque también en este caso golpeó más a los sectores más desfavorecidos, señaló a Télam la infectóloga chilena Claudia Cortés al analizar ambas pandemias en la región.

Especialista en Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y miembro de la Fundación Arriarán y del Governing Council de la International AIDS Society (IAS), Cortés será una de las principales expositoras del XVIII Simposio Científico de Fundación Huésped que comenzará el lunes próximo por www.huesped.org.ar/noticias/xviii-simposio-cientifico/attachment/simposio-cientifico-programa-final-2021/.

Reconocida por su trabajo a nivel internacional en relación al VIH, la infectóloga tuvo también un rol muy importante en la comprensión de la pandemia por coronavirus.

En comunicación virtual y unos días previos a su participación del encuentro científico que reunirá a destacados especialistas nacionales e internacionales que debatirán sobre Covid-19 y VIH, Cortés dialogó con Télam sobre la panorámica de la región frente a estas dos pandemias.

-Télam: ¿En qué situación están América Latina (AL) y el Caribe frente al VIH?
-Claudia Cortés: El Caribe está mejor que América Latina en cuanto a su trabajo frente al VIH y esto tiene que ver con que Latinoamérica no es tan pobre como para recibir las ayudas internacionales ni tan rica como para tener sus propios recursos, entonces estamos en una situación que uno ve a la deriva.

En el mundo los números de VIH van disminuyendo pero en AL no están cayendo a la misma velocidad en términos de nuevos diagnósticos ni de mortalidad. Y la Covid afectó particularmente a AL y esto impactó en todas las enfermedades crónicas; en VIH ese impacto se ve a nivel del diagnóstico que cayó estos dos años; por ejemplo, en Chile disminuyó un 40 por ciento.

-T: ¿Cuáles son los factores que impactan en esta respuesta?
-C.C: América Latina tiene muchos factores que impactan en el acceso a la salud en general. Un tema son las migraciones internas; por ejemplo, la diáspora venezolana o en el caso de Haití que tienen otro idioma distinto al español, entonces cuando llegan a los países no saben como testearse o cómo acceder a los tratamientos; tenemos mucha co-infección con tuberculosis que aumentó mucho por la pandemia de Covid.

Hay también otras situaciones como la violencia, particularmente contra las mujeres, que está muy relacionada con la falta de acceso a diagnóstico y tratamiento de VIH; esto lo marca con claridad ONUSIDA en sus estudios que han determinado que un tercio de las mujeres latinoamericana entre los 15 y los 50 años reportaron haber sufrido violencia física o sexual por parte de sus parejas; en Argentina esa cifra es el 27 por ciento.

Otro tema es el consumo de drogas que ha ido en aumento, no sólo las clásicas como la cocaína o la marihuana, sino que lo que más está hoy preocupando es el “chemsex”, que es el consumo de drogas sintéticas para tener sexo (más prolongado, con muchas personas); el problema de estas sustancias es que generan un relajo en los cuidados, tanto en el uso de preservativos como en los tratamientos de profilaxis pre exposición (PrEp).

También tenemos la población indígena que está muy invisibilizada, de hecho sabemos muy poco sobre el impacto del VIH en esta población porque casi no hay estudios al respecto.

-T: ¿Cómo se compara la respuesta de AL frente al VIH y frente a Covid-19?
-C.C: La Covid golpeó al planeta en forma simultánea pero tiene algunas particularidades respecto al VIH y la más importante es que no tiene el estigma. La Covid se contagia por el aire, todos nos podemos contagiar, no necesitás tener una conducta de riesgo en particular. Entonces alguien que tiene Covid hoy no es discriminado y esa es un diferencia enorme respecto de una persona que vive con VIH.

Si bien afecta más a las personas con menores ingresos y además genera cuadros más graves porque su salud se encuentra más deteriorada, la Covid-19 afecta a todo el mundo; en cambio en VIH es mucho más marcada esa diferencia en el acceso a la salud y en el diagnóstico según los recursos económicos.

Por otro lado, la Covid generó una reacción mundial que no la genera el VIH; en VIH sólo tiene mucha ayuda internacional África, algo recibe Haití y el Caribe, pero la distribución y el acceso a salud en VIH es muy desigual en el mundo.

-T: Teniendo en cuenta que sabemos cómo prevenir el VIH, que existen tratamientos seguros y eficaces, ¿por qué no se logran más avances a nivel mundial contra esta enfermedad?
-C.C: Creo que faltan cosas distintas en cada región. En principio faltan diagnósticos, todavía en muchos lugares es muy engorroso hacerse un test no sólo por el estigma, sino porque para conseguir un turno hay que ir muy temprano o perder un día de trabajo. En Chile son cinco visitas entre que se pide el turno y le dan el resultado.

El acceso a tratamientos ha mejorado bastante, son seguros y eficaces; entonces si logramos que el paciente tome bien sus remedios seguro andará bien. Pera hay países con dificultades en el acceso, como por ejemplo Venezuela.

Y a nivel de prevención, falta educación. El VIH dejó de ser noticia, no es más tema de una sobremesa, no se enseña en muchos colegios, las nuevas generaciones no tienen esas imágenes terribles que vimos nosotros.

Entonces, prevención y testeo serían dos factores muy importantes en los que habría que hacer mucho hincapié.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *