Las autoras se hacen eco de la crisis ambiental en sus obras y toman posición política

¿La ficción es pionera en el debate medioambiental en la Argentina, donde la urgencia de otras cuestiones siempre pareciera postergarlo? ¿Cómo inspira un territorio diezmado, tan alejado de la vieja concepción bucólica de la naturaleza? ¿Confluyen la lucha feminista y la ambiental?

Mientras las postales de incendios, inundaciones y carpinchos tomando el control en medio de una pandemia de origen zoonótico hacen que el empate entre las distopías de la ficción y la realidad sea inquietante y aterrador, la literatura redobla la apuesta con una corriente de ficción que orbita alrededor de la crisis medioambiental y que es impulsada por varias escritoras, a través de su obra y también con posicionamientos más explícitos y políticos.

¿La ficción es pionera en el debate medioambiental en la Argentina, donde la urgencia de otras cuestiones siempre pareciera postergarlo? ¿Cómo inspira un territorio diezmado, tan alejado de la vieja concepción bucólica de la naturaleza? ¿Confluyen la lucha feminista y la ambiental?

Las dos familias afectadas por los agroquímicos en las plantaciones de soja en “Distancia de rescate” de Samanta Schweblin, el negocio del agua como un tesoro líquido en “El rey del agua” de Claudia Aboaf, el extractivismo urbano en “La asfixia” de Gabriela Massuh, la poética ecológica en la obra de Selva Almada o la crónica periodística de Josefina Licitra para entender cómo desapareció Epecuén tras una inundación en “El agua mala” son solo algunos ejemplos de cómo el desastre ambiental interpela a una camada de autoras.

La realidad se presenta fértil para el llamado Cli-Fi (en inglés, climate ficción), un género que narra las distopías del cambio climático. El fenómeno trasciente lo literario: en septiembre, y bajo el apadrinamiento de Greenpeace, se organizará en Bruselas un festival de cine dedicado al “eco-horror” y el “Cli-Fi”.

Aunque la ficción local todavía no se sirva de esas clasificaciones, el diálogo entre ficción y realidad pareciera ser similar. La invasión de carpinchos en Nordelta, excluidos de su ecosistema originario, irrumpió en las noticias y las redes sociales con la multiplicación de consignas ingeniosas y memes.

El mecanismo, propio de la ficción, convirtió en pocas horas a los animales en auténticos protagonistas y agitadores de una agenda ambiental adormecida.

Tal vez por la aceleración y superposición de las escenas que dan cuenta de la crisis o por el impacto de la pandemia de Covid-19 en lo real y en el imaginario, las autoras que exploran la ecoficción generan espacios colectivos y organizan acciones y pronunciamientos.

Hace un año, la carta “No hay cultura sin mundo”, pensada para alertar a los ciudadanos e interpelar a los dirigentes, fue firmada por Eugenia Almeida, Dolores Reyes, Samanta Schweblin, Elsa Drucaroff, María Sonia Cristoff, Fernanda García Lao, Mariana Enriquez y María Rosa Lojo, entre otros autores e intelectuales, para dar cuenta de lo que llamaron “ecocidio”: “Hemos explotado los cuerpos en todas sus formas, en crímenes sexuales, crímenes ecológicos y crímenes políticos. La naturaleza violada parece el permiso para todas las violaciones reiteradas”.

Hace pocos días, reeditaron la experiencia con otra misiva pública que pide un “cupo socioambiental” en la campaña legislativa: “Casi nadie entre lxs candidatx está propiciando el debate sobre modelos de desarrollo, ni mencionando la transición ecológica, algo de lo que ya se habla en todo el mundo. No es cierto que este sea un debate que sólo le importa al `ambientalismo´”.

La escritora Claudia Aboaf fue parte del grupo que articuló las acciones. “La idea de las intervenciones fue poética y política. En mi caso, siempre me interesó la literatura de ideas y participé en la redacción de los textos, consciente de que se trata de una escritura colaborativa, de una literatura para una idea común. Esperemos estar a la altura del abismo en que nos encontramos”, dice Aboaf durante la charla con Télam.

Vivir en Tigre, una zona de humedales y ríos, asegura que le dejó en claro cómo funciona la lógica de explotar y destruir: “Ya no puedo observar un paisaje como si fuera una postal distante y bella”.

Docente de Ciencia Ficción en la Universidad Nacional de las Artes, la escritora cree que la literatura puede ayudar a promover un pensamiento alternativo: “Necesitamos utopías para rediseñar las adaptaciones para este presente y para un futuro inmediato”.

Para Aboaf, las distopías de la ficción son un faro de advertencia. “En 2016 escribí en `El rey del agua´ sobre el nuevo oro líquido, que refleja una migración por falta de agua por el lecho del Paraná ya seco. No fue profético, los signos del desastre ya estaban ahí”.

Según la autora, la literatura vuelve todo más complejo y eso siempre habilita zonas del pensamiento. “La dirigencia política tiene que abandonar el discurso vacío y hablar otra vez de lo importante. Esperamos propuestas para la transición necesaria porque el mal desarrollo sólo trajo más pobreza”, sostiene en relación a la demanda concreta de un espacio de debate.

“Escribo para entender la dimensión de la pérdida”, sostiene Gabriela Massuh, autora de las novelas “La intemperie”, “La omisión” y “Desmonte”. “Siempre reparé en la pérdida de los paisajes, las epifanías, aquello que nos recuerda a otro tiempo.

Cuando escribí `La intemperie´ en 2008 tenía muy presente que había desaparecido una huella en Buenos Aires, aunque todavía no podía vislumbrar una poética”, analiza la autora sobre cómo la preocupación por el medio ambiente y el extractivismo impregnaron su obra.

La escritora, que participa de las acciones colectivas junto a otros autores, usa su cuenta de Twitter para difundir marchas, multiplicar solicitadas o para interpelar a dirigentes políticos para que den respuestas.

Al momento de dar cuenta de la responsabilidad política frente a la crisis ambiental advierte lo complejo de lidiar con las contradicciones y, lejos de una postura antipolítica, pregona por una actualización de la agenda: “Yo voto al Frente de Todos desde hace años pero me molesta mucho que las manifestaciones ambientales sean mayoritariamente de los partidos de izquierda. Hay una parte del peronismo que denuncia al `ambientalismo bobo´ sin darse cuenta de que no hay posibilidad de desarrollo económico sin atender al medio ambiente”.

“Es cierto que hasta hace un tiempo se hablaba de que lo ambiental era un tema menor, que no era una prioridad. Hoy esa discusión está saldada. No hay nada más `realpolitik´ que poner en el centro la agenda ambiental. No sólo porque los efectos del deterioro del ambiente son reales y ya están impactando en la vida cotidiana de los pueblos, sino porque también son una demanda creciente de muchos sectores de la sociedad”, recoge el guante, desde la política, la diputada del Frente de Todos Daniela Vilar, quien creció en una casa a metros del Camino Negro en Lomas de Zamora.

Sigue de cerca las intervenciones de Álvaro García Linera, Brigitte Baptiste y otros autores latinoamericanos que hablan de detener la tendencia al colapso y, desde su militancia en La Cámpora, cree que es necesario aceptar que “el cambio climático se está acelerando, hay evidencia científica de eso, y los efectos van a ser cada vez peores”.

Villar acompañó en el Congreso la sanción de leyes clave como la Ley del Fuego o la Ley Yolanda de capacitación. Entiende que el factor ambiental no solo llegó disputarle el verosímil a la ficción, sino que también le dará pelea a la representación política: “Será una variables más de la producción, como lo es el trabajo, las máquinas para producir o las rutas para transportar los productos, porque eso también va a ser una condición para la sostenibilidad del modelo productivo.

La forma en la que las autoras intervienen -a través de su obra o con posicionamientos más políticos- en la agenda ecológica recrea, como si fuera un déjà vu, algunas de las dinámicas que adopta la lucha feminista.

“El feminismo y el ambientalismo caminan juntos. Para mí es una lucha indivisible. Rita Segato, nuestra mejor teórica, habla de territorios y cuerpos violados. Para que una lucha sea de vanguardia, tiene que interpelar a distintos estratos de la sociedad y creo que esa unidad nos llenaría de fortaleza”, analiza Massuh.

Aboaf usa el concepto “ecofeminismo”: “Unir esas dos fuerzas es vital, de una lógica implacable”. Desde la política, Vilar coincide en cierta afinidad entre ambas militancias: “El feminismo hizo que la perspectiva de género llegara a todos lados. Transformó y se coló de manera transversal en todos los aspectos de nuestra vida. Es un lente, una forma de ver las cosas. Y la agenda del ambientalismo popular tiene que tomar el mismo camino. Todas las acciones que pensemos, tienen que estar atravesadas por esta óptica”.

Las novelas que sorprenden a los lectores con propuestas distópicas, los memes que se sirven de la realidad para apurar desde el absurdo un debate en las redes o los pronunciamientos colectivos que esquivan diferencias partidarias para ampliar la idea misma de lo político habilitan nuevos canales para que se haga escuchar el mensaje de una naturaleza diezmada.

Por Ana Clara Pérez Cotten

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *