Las bacterias intestinales pueden influir en la eficacia de la inmunoterapia y la quimioterapia

Los miles de millones de microorganismos que residen en nuestro organismo pueden ayudar a combatir el cáncer pero, también, a promoverlo y favorecer la metástasis.

Investigadores del Instituto del Cáncer de los Países Bajos han elaborado el mayor catálogo detallado de bacterias que viven durante el proceso de metástasis del cáncer. Tras analizar más de 4.000 tumores, la investigación aporta importante información sobre la diversidad de estos habitantes de nuestro organismo y cómo podrían interactuar con las células cancerosas y su entorno.

Por ejemplo, en el estudio que se publica en ‘Cell’ se detalla que ciertas bacterias se relacionaron con una peor respuesta a la inmunoterapia.

Las variantes en el gen BSN, también conocido como Bassoon, no solo aumentan el riesgo de obesidad, sino que también están asociadas con mayores probabilidades de desarrollar hígado graso no alcohólico y diabetes tipo 2

La investigación, señalan sus autores, aporta información valiosa para una mejor comprensión de cómo las bacterias ayudan o dificultan el cáncer (terapia) y cómo podemos utilizar esto en beneficio de los pacientes.

Sobre y dentro de nuestro cuerpo viven miles de millones de microorganismos: bacterias, virus y levaduras: nuestro microbioma. Los necesitamos y ellos nos necesitan. Las bacterias, por ejemplo, nos ayudan a digerir los alimentos y cooperan con nuestro sistema inmunológico en la lucha contra los patógenos. Sobre y dentro de nuestro cuerpo viven miles de millones de microorganismos: bacterias, virus y levaduras

Las bacterias intestinales han sido muy estudiadas, incluso en el contexto del cáncer. Se sabe que pueden influir en la eficacia de la inmunoterapia y la quimioterapia. Pero estos diminutos cohabitantes también se alojan fuera del intestino. Así, muchas bacterias se encuentran, por ejemplo, en los tumores.

Y ahora, gracias a los avances tecnológicos, cada vez hay más información sobre qué bacterias se relacionan con el cáncer. Sin embargo, se desconoce en gran medida cómo llegan las bacterias a un tumor y qué hacen exactamente allí.

Debido a que las metástasis es una de las principales causas de muerte por cáncer, los grupos de investigación de Emile Voest y Lodewyk Wessels examinaron más de cerca este proceso de metástasis.

A partir de los datos del Instituto Holandés del Cáncer y del Instituto Oncode, los expertos han mapeado más de 4.000 metástasis de 26 tipos de cáncer para analizar el código del ADN presente. A partir de ese material genético se puede determinar tanto qué células humanas están presentes, como también qué bacterias, porque éstas también tienen ADN.

Con esa ingente cantidad de información (400 terabytes), los investigadores determinaron qué bacterias se congregan y en qué lugares . Sorprendentemente, no sólo las metástasis del cáncer de colon contienen muchas bacterias, señala el investigador Thomas Battaglia.

Lo lógico, comenta Battaglia, sería que estuvieran en este proceso, ya que la mayoría de nuestras bacterias residen en el colon, desde donde posiblemente podrían viajar durante la metástasis a otras partes del cuerpo. Además, el tipo de bacterias que están presentes en una metástasis está relacionada con la ubicación en el cuerpo y el tipo de cáncer.

Inmunoterapia

También descubrieron un vínculo entre las bacterias y la eficacia de la terapia. Así, los pacientes con cáncer de pulmón y Fusobacterium en sus metástasis respondieron peor a la inmunoterapia que sus pares sin esa bacteria. Observamos que cuanto más diversa es la comunidad bacteriana, más activas son las células tumorales adyacentes, explica Battaglia.

Los experto aseguran que su trabajo abre las puertas a la investigación de nuevas formas de tratamiento, por ejemplo contra bacterias que podrían ayudar al tumor. Nos ayuda a comprender cómo funciona el complejo entorno de los tumores, un entorno en el que todo tipo de células, incluidas las bacterias, conviven y se influyen entre sí.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *