“Las personas con VIH podemos decidir de manera autónoma la maternidad”

Mariana Iácomo, trabajadora social y fundadora de la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos, aseguró que eso es posible ya que “el bebé no va a adquirir el virus si estamos con carga viral indetectable”.

Mariana Iácomo, trabajadora social y fundadora de la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos (Rajap), afirmó que las personas con VIH pueden “decidir de manera autónoma” la maternidad, ya que “el bebé no va a adquirir el virus si estamos con carga viral indetectable”.

“A pesar de la discriminación y que por poco te crucifican por querer ser mamá, las personas gestantes podemos decidir de manera autónoma porque está comprobado que si estamos con la carga viral indetectable, el bebé no va a adquirir el virus”, dijo a Télam Iácomo, también miembro de la Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH/SIDA (ICW).

La mujer de 38 años narró como ejemplo su experiencia hace dos años cuando nació su hija en el porteño Hospital Argerich, con la obstetra Florencia Verdi.

“Fue increíble, de mucha tranquilidad; la cuento para alentar a que la autonomía de decidir le gane al miedo por la discriminación”, dijo Iácomo, quien sabe que no siempre las cosas se dan de esa manera.

Durante el embarazo se encontró con profesionales que la “discriminaban o trataban de inconsciente, cuando es ampliamente sabido que en estado indetectable no se transmite el virus, ni a la pareja ni al bebé”.

Sin embargo, aseguró que también “hay profesionales y espacios comprensivos” y destacó la necesidad de armar redes de contención para gestantes con VIH.

“Cuando una atraviesa el embarazo sufre tantos tratos inadecuados que te hacen pasarla mal, sin importar cuan empoderada estés”, graficó.

Las personas gestantes que viven con VIH “nunca entramos en el parámetro social”, ya que parece que “para nosotras parir debiera ser impensado, pareciera que a partir de nuestro diagnóstico tendríamos que cancelar las relaciones sexuales”, expresó Mariana.

La vertical o perinatal es “la principal vía de transmisión en niños”, pero con tratamiento y atención médica adecuada los bebés pueden nacer sin el virus, según datos aportados por Fundación Huésped.

En este sentido, el último informe de la Dirección de Respuesta al VIH, ITS, Hepatitis Virales y Tuberculosis del Ministerio de Salud de Nación, la tasa de VIH de mujeres en 2018 fue 6,1 cada 100.000 habitantes, mientras que la de varones fue de 14,6.

Entre las mujeres, las mayores tasas de VIH se dieron entre las de 20 a 49 años, lo que coincide mayormente con la edad reproductiva.

Control de la carga viral

Mariana ya conocía su diagnóstico, por lo tanto controlaba que su carga viral debía mantenerse indetectable, pero a las personas embarazadas que no viven con el virus se les recomienda realizarse el análisis de VIH durante la gestación y el puerperio, ya que la transmisión vertical “se puede dar en el embarazo, en el parto y en la lactancia”.

El test debe ser ofrecido obligatoriamente por efectores de salud según la ley 25.543 sancionada en noviembre de 2001 y, si el resultado es positivo, es recomendable iniciar un tratamiento y suspender la lactancia materna.

Según las estadísticas oficiales, más de 53% de las personas gestantes con VIH conocían su estado seropositivo con anterioridad al embarazo, 34,7% fueron diagnosticadas durante el embarazo, 5,2% en el trabajo de parto y 2,7% en el puerperio.

El diagnóstico temprano disminuye la posibilidad la transmisión materno infantil porque permite una reducción de la carga viral a partir de los tratamientos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *