Loros neotropicales en peligro

Los loros neotropicales están siendo amenazados actualmente por comercio de mascotas y el avance de la agricultura. Especialistas en aves alertan sobre la necesidad urgente de realizar acciones de conservación.

Un estudio demostró que en el 2017, los loros neotropicales se encuentran en peores condiciones que cuando se empezó a difundir la problemática. La peor amenaza detectada es, hoy, la captura para el comercio local e internacional de mascotas.

Otras amenazas son el aumento de la población rural, la agricultura, la tala a gran escala y la destrucción de nidos por cazadores furtivos.

Una diferencia con respecto a relevavientos anteriores, sugiere que en la actualidad, la agricultura y el pastoreo realizado por pequeños productores contribuyen a la disminución de las poblaciones, ya que los loros están presentes con mayor frecuencia en las fronteras agrícolas, donde el cultivo y el ganado se producen a pequeñas escalas, en lugar de en sitios donde la agricultura a gran escala domina el paisaje.

La investigación a su vez reveló que existen pocas amenazas relacionadas con la persecución de los loros, como plaga de los cultivos, y la disminución de las poblaciones.

La captura de loros para tenerlos como mascotas, y su posterior tráfico internacional, fue una de las principales amenazas sufridas por estas aves durante las décadas de 1980 y 1990. Millones de individuos fueron atrapados en el Neotrópico e importados a los Estados Unidos, Europa y Oriente.

Se han realizado algunos progresos para reducir el tráfico internacional, como la aprobación de la Ley de Conservación de Aves Silvestres de los Estados Unidos (U.S. Wild Bird Conservation Act, 1992) y la prohibición permanente para el comercio de aves silvestres por parte de la Unión Europea, a partir del 2007.

Sin embargo, 10 años después de estas prohibiciones, continúa el negocio legal e ilegal de loros silvestres en Sudamérica, el Sudeste asiático y Oriente medio. Algunos países del Neotrópico han reforzado su legislación para proteger a los loros silvestres, como es el caso de Méjico y Nicaragua, pero al mismo tiempo se han informado niveles preocupantes de tráfico doméstico de loros en Bolivia, Brasil, Méjico y Perú.

Teniendo en cuenta las amenazas que enfrentan actualmente los loros neotropiales, los autores del estudio recomiendan dar prioridad a las acciones que reduzcan la captura de loros silvestres, tanto a nivel local como internacional, y establecer además, protecciones para la conservación de las poblaciones de loros ubicadas en las cercanías de las fronteras agrícolas.

La mayoría de los loros tienen un plumaje multicolor, con tonalidades intensas, y figuran entre las aves más inteligentes. Algunas especies tienen la capacidad de imitar la voz humana. Eso los convierte en mascotas muy buscadas, y como veremos más adelante, ese es su principal motivo de amenaza.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *