Los anticuerpos COVID-19 permanecen hasta 2 meses después del diagnóstico

El estudio, dirigido por investigadores de St George’s University of London y St George’s University Hospitals NHS Foundation Trust, ha analizado los test de anticuerpos de 177 individuos diagnosticados con infección por covid-19.

Los resultados iniciales de un estudio sobre anticuerpos revelado que los anticuerpos contra covid-19 permanecen estables en la sangre de la mayoría de las personas infectadas casi dos meses después del diagnóstico y, posiblemente, durante más tiempo. Sin embargo, los anticuerpos no eran detectables en todas las personas expuestas al virus, lo que planeta un debate sobre la mejor manera de interpretar las pruebas virales de anticuerpos.

Los hallazgos, publicados en medRxiv, ofrecen las primeras respuestas al periodo de tiempo que una persona puede permanecer inmune después de la exposición al covid-19 y proporcionan información sobre cómo las diferentes edades y grupos étnicos responden a la infección.

El estudio, dirigido por investigadores de St George’s University of London y St George’s University Hospitals NHS Foundation Trust, ha analizado los test de anticuerpos de 177 individuos diagnosticados con infección por covid-19.

Los resultados demuestran que en aquellos pacientes con una respuesta de anticuerpos, los niveles se mantuvieron estables durante la duración del estudio (casi dos meses). El trabajo también muestra que aquellos pacientes que tuvieron infecciones más graves y la mayor respuesta inflamatoria tenían más probabilidades de desarrollar anticuerpos.

¿La causa?

Según los investigadores esto puede deberse a que las respuestas de anticuerpos funcionan en paralelo con la respuesta inflamatoria a una enfermedad grave, o que una mayor carga viral podría conducir a una mayor estimulación de las vías inflamatorias y de desarrollo de anticuerpos.

Otro dato del informe es que entre el 2 y el 8,5% de los pacientes no desarrollaron anticuerpos covid-19 en absoluto. Los investigadores indican que esto puede deberse a que la respuesta inmune en estos pacientes podría ser a través de otros mecanismos de respuesta inmune, como diferentes antígenos o células T.

Otra opción podría ser que las infecciones relativamente leves pueden estar restringidas a ubicaciones particulares en el cuerpo, como dentro de las células de la mucosa del tracto respiratorio, donde las respuestas de anticuerpos están dominadas por un sistema inmunitario secretor.

Ser de etnia no blanca se asoció con una mayor respuesta de anticuerpos, lo que vincula el conocimiento de que los pacientes de otras etnias tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave.

El estudio también exploró asociaciones entre diferentes características y respuestas de anticuerpos. Por ejemplo, ser de etnia no blanca se asoció con una mayor respuesta de anticuerpos, lo que vincula el conocimiento de que los pacientes de otras etnias tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. Los pacientes mayores y aquellos con otras afecciones, como hipertensión y sobrepeso, también tenían más probabilidades de presentar una respuesta de anticuerpos.

«Nuestros resultados proporcionan una mejor comprensión de la mejor manera de usar las pruebas virales y de anticuerpos para el coronavirus, especialmente cuando no todas las personas expuestas al virus tendrán un respuesta positiva. Necesitamos comprender la mejor manera de interpretar los resultados de estas pruebas para controlar la propagación del virus, así como identificar a quienes pueden ser inmunes a la enfermedad», señala Sanjeev Krishna, autor del informe.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *