Los productos para celíacos cuestan hasta un 300% más que los alimentos regulares

Según un relevamiento del radicalismo porteño, los productos para celíacos cuestan hasta un 300% más que los alimentos regulares, mientras que los que no tienen azúcar agregada o son reducidos en lactosa llegan a valer hasta cuatro veces más que los comunes.

El dato surge del proyecto de declaración que el bloque ingresó en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de pedirle al Gobierno nacional que incluya en la lista de Precios Cuidados algunas bebidas y comidas libres de glúten y aptas para el consumo de personas diabéticas o intolerantes a la lactosa.

A modo de ejemplo, los impulsores de esta iniciativa incluyeron un listado con los precios de algunos productos de consumo habitual por parte de la mayoría de la población y la comparación con el costo de aquellos que son especiales para este tipo de enfermedades.

Así, un paquete de galletitas de 250 gramos sale, aproximadamente, 24 pesos, pero las que no tienen azúcar agregada se consiguen por $47 la misma cantidad.

En tanto, un pote de dulce de leche light de 400g. está alrededor de $100, mientras que su versión original cuesta $27.

En cuanto a los alimentos “Sin T.A.A.C.” (aptos para celíacos), la cosa es similar: una mezcla para preparar bizcochuelo puede llegar a valer casi el doble que la normal.

Por un paquete de seis salchichas, que habitualmente sale unos 35 pesos, las cadenas de supermercados pueden cobrar hasta $100 por cuatro unidades, solo por ser libres de glúten.

De la misma manera, la lata de 800 gramos leche en polvo para niños, que en algunos comercios se consigue por $190, cuesta 250 pesos si es deslactosada.

Si se consume este producto en la típica botella de un litro, la diferencia es de 25 a 99 pesos entre una y la otra, al tiempo que el yogurt reducido en lactosa cuesta cuatro veces más que el regular.

“Además de ser productos más caros precisamente por los cuidados y compuestos que deben contener, hay lugares de nuestro país donde incluso no es posible conseguirlos. Es un verdadero problema que sean de difícil acceso y además costosos”, señaló al respecto la diputada Patricia Vischi, una de las impulsoras del proyecto.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *