Medicina regenerativa en el Deporte: las células mesenquimales el nuevo paradigma

Por el doctor Matias Fernández Viña, Médico Experto y Diplomado en Medicina Regenerativa y Terapias Avanzadas. Fellow de la Red de Terapia Celular de España y del Centro de Andalucía de Biología Molecular y Medicina Regenerativa.

Por el Dr. Matias Fernández Viña*

La Medicina Regenerativa es un concepto reciente y en constante desarrollo en el que participan muchas especialidades en laboratorios de investigación, hospitales, clínicas e institutos del deporte, con protocolos enfocados a la reparación o regeneración de células, tejidos u órganos para restaurar la función dañada resultante de cualquier causa determinante.

El objetivo fundamental de la Medicina Regenerativa es el desarrollo de nuevos métodos terapéuticos útiles para el reemplazo o reparación de órganos o tejidos, o bien para la promoción de su regeneración. Mediante estos métodos se han obtenido resultados muy alentadores, prometedores y expectantes en las alteraciones traumáticas, ortopédicas y en la Medicina del Deporte, tanto con el uso de Células Mesenquimales Adultas Autólogas, como del tan famoso Plasma Rico en Plaquetas [PRP].

En su aplicación, se utiliza una combinación de procedimientos y técnicas que van más allá del tradicional trasplante de órganos, tejidos o cirugía convencional. Estos procedimientos pueden incluir el uso de Células Madre, Ingeniería Genética, Ingeniería de Tejidos, Factores de Crecimiento (como Plasma Rico en Plaquetas de origen autólogo), Terapia Celular mediante el cultivo en condiciones estériles y la Criopreservación de Células en laboratorios de alta seguridad biológica.

La Medicina Regenerativa es una excelente estrategia para alargar la vida del deportista sean de élite o amateurs. Existe evidencia científicamente comprobable, publicada en los mejores Journals de Investigación Médica y Científica del Mundo, que los deportistas que han utilizado Terapia Celular y Medicina Regenerativa, se han recuperado de una manera más rápida y eficaz, de aquellos que no la han utilizado y que pueden regenerar estructuras, como tendones al 100% por ejemplo.

Muchos atletas profesionales de la mayoría de los deportes ya están utilizando este tipo de tratamientos innovadores: Rafael Nadal, tenista de España lidera la utilización de la Medicina Regenerativa con 12 implantes de Células Madre Mesenquimales cultivadas de su propia médula ósea, Stephen Curry de los Warrios en la NBA, Cristiano Ronaldo del Manchester City, como también el mejor jugador del planeta, Capitán Argentino y reciente campeón del PSG Lionel Messi, y el Kun Agüero, retirado del fútbol hace pocos meses.

Ellos han sido pioneros en la utilización de estas Terapias Regenerativas en Europa y los Estados Unidos de América para continuar en su máximo nivel atlético y profesional. Cabe recordar que estos tratamientos son muchos más simples y veloces que una cirugía.

Para entender en qué se basa todo esto, es importante definir qué son las células madre mesenquimales, las cuales tienen potentes efectos regenerativos. Las Células Mesenquimales se caracterizan por tener dos funciones principales; la primera es la capacidad de multiplicarse indefinidamente formando clones totalmente idénticos, y la segunda es que pueden diferenciarse hacia el tejido en el cuál se asientan.

Estas células, fueron descubiertas en 1980 por el Dr. Arnold Caplan, tienen potentes efectos regenerativos, son totalmente seguras de utilizar y se pueden obtener de distintos tejidos del adulto, como es el cordón umbilical, la médula ósea o el tejido adiposo, principalmente. Lo interesante que tienen estas células, es que están en todo el cuerpo, en los pericitos rodeando los vasos, justamente generando efectos regenerativos para intentar reparar todo tipo de lesiones como mediador bioquímico.

¿Cuál es la importancia de almacenar las células madre mesenquimales?

Actualmente estas células se pueden criopreservar sin ningún problema y almacenarse de manera sencilla por el tiempo que uno desee, desde el momento en que son obtenidas, tanto en el adulto, como en el bebé recién nacido. Se vuelve todo mucho más interesante y fácil, cuando en un bebé recién nacido se guardan sus células, ya que se obtienen sencillamente del cordón umbilical al momento del parto. Estas células pueden utilizarse para tratar problemas de la sangre (que es el principal uso que tienen las células de sangre de cordón umbilical), como así también para el tratamiento de lesiones degenerativas, a nivel neurológico, pulmonar, cardiológico, para la diabetes tipo 2, e inclusive, para reparar tendones y ligamentos (en las que se utilizan las células madre mesenquimales).

¿Es lo mismo criopreservar el tejido de cordón que las células madre mesenquimales de tejido expandidas?

Para el tratamiento de ciertas afecciones, es necesaria la aplicación de un gran número de células madre mesenquimales, que sólo se logra mediante la expansión en laboratorio. Por eso, si tenemos nuestras células madre mesenquimales expandidas criopreservadas, van a estar disponibles para usar inmediatamente y en gran número.

El tejido de cordón criopreservado también sirve para tratar las mismas enfermedades o lesiones, pero para llegar al número necesario de células es necesario expandirlas una vez descongelado.

*Médico Experto y Diplomado en Medicina Regenerativa y Terapias Avanzadas. Fellow de la Red de Terapia Celular de España y del Centro de Andalucía de Biología Molecular y Medicina Regenerativa.

Doctorando en Medicina de la Universidad Abierta Interamericana

Especialista en Cardiología MP: 64.620 / MN: 159.392

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.