Nuevas directrices mundiales sobre la calidad del aire

Recomiendan nuevos niveles de calidad del aire para proteger la salud de las poblaciones al reducir los niveles de contaminantes atmosféricos clave, algunos de los cuales también contribuyen al cambio climático.

Las nuevas pautas mundiales de calidad del aire (AQG) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) proporcionan una clara evidencia del daño que la contaminación del aire inflige a la salud humana, en concentraciones incluso más bajas de lo que se pensaba anteriormente.

Las directrices recomiendan nuevos niveles de calidad del aire para proteger la salud de las poblaciones al reducir los niveles de contaminantes atmosféricos clave, algunos de los cuales también contribuyen al cambio climático.

Desde la última actualización global de la OMS en 2005, ha habido un marcado aumento de evidencia que muestra cómo la contaminación del aire afecta diferentes aspectos de la salud. Por esa razón, y luego de una revisión sistemática de la evidencia acumulada, la OMS ha ajustado casi todos los niveles de AQG a la baja, advirtiendo que exceder los nuevos niveles de la guía de calidad del aire se asocia con riesgos significativos para la salud. Al mismo tiempo, sin embargo, adherirse a ellos podría salvar millones de vidas.

En América Latina y el Caribe, 9 de cada 10 personas viven en ciudades que ya superaron las Directrices de calidad del aire de la OMS de 2005, y los datos publicados por la OMS en 2018 muestran que más de 320.000 muertes cada año son atribuibles a la exposición a contaminantes atmosféricos.

Se están haciendo esfuerzos para reducir las emisiones en la región, pero más de 90 millones de personas todavía dependen de combustibles contaminantes para cocinar y calentarse.

A nivel mundial, se estima que la exposición a la contaminación del aire causa 7 millones de muertes prematuras cada año y resulta en la pérdida de millones de años más de vida saludable.

En los niños, esto podría incluir una reducción del crecimiento y la función pulmonar, infecciones respiratorias y agravamiento del asma. En los adultos, la cardiopatía isquémica y el accidente cerebrovascular son las causas más comunes de muerte prematura atribuible a la contaminación del aire exterior, y también están surgiendo pruebas de otros efectos como la diabetes y las enfermedades neurodegenerativas.

Esto coloca la carga de morbilidad atribuible a la contaminación del aire a la par con otros importantes riesgos para la salud mundial, como una dieta poco saludable y el tabaquismo.

Nuevas directrices de la OMS

Las nuevas pautas recomiendan niveles de calidad del aire para 6 contaminantes, donde la evidencia ha avanzado más sobre los efectos en la salud de la exposición. Cuando se toman medidas sobre estos contaminantes denominados clásicos: material particulado (PM), ozono (O₃), dióxido de nitrógeno (NO₂), dióxido de azufre (SO₂) y monóxido de carbono (CO), también tiene un impacto sobre otros contaminantes dañinos.

Las pautas también destacan las buenas prácticas para el manejo de ciertos tipos de material particulado (por ejemplo, carbón negro / carbón elemental, partículas ultrafinas, partículas que se originan en tormentas de arena y polvo) para las cuales actualmente no hay evidencia cuantitativa suficiente para establecer niveles de pautas de calidad del aire. . Son aplicables a entornos interiores y exteriores a nivel mundial y cubren todos los entornos.

“La contaminación del aire es una amenaza para la salud en todos los países, pero afecta más a las personas de los países de ingresos bajos y medianos”, dijo el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. “Las nuevas Directrices sobre la calidad del aire de la OMS son una herramienta práctica y basada en evidencias para mejorar la calidad del aire del que depende toda la vida. Insto a todos los países y a todos aquellos que luchan por proteger nuestro medio ambiente a que los utilicen para reducir el sufrimiento y salvar vidas ”.

El objetivo de la directriz es que todos los países logren los niveles recomendados de calidad del aire. Consciente de que esta será una tarea difícil para muchos países y regiones que luchan con altos niveles de contaminación del aire, la OMS ha propuesto metas provisionales para facilitar la mejora gradual de la calidad del aire y, por lo tanto, beneficios para la salud graduales, pero significativos, para la población.

Las acciones para combatir la contaminación del aire incluyen el fortalecimiento de la capacidad de los Estados miembros para monitorear la calidad del aire y mejorar la vigilancia epidemiológica y acelerar las políticas públicas para mitigar la contaminación del aire. Estos incluyen servicios de transporte público sostenibles y asequibles, que reducen la dependencia de los combustibles fósiles para la producción de energía y garantizan alternativas de energía limpia para cocinar y calentar.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *